Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando debemos rentabilizar la pasión

Cuando debemos rentabilizar la pasión
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Una de las primeras premisas que debe cumplir un empresario es que le guste lo que hace. Nadie que no disfrute de su trabajo puede afrontar los sacrificios que supone crear, mantener y gestionar un negocio. Por otro lado hay muchos que dicen que nunca serán ricos porque les gusta demasiado su trabajo y descuidan la rentabilidad de su negocio por su pasión por el negocio.

El pasado domingo, volvió a abrir sus puertas el restaurante Mugaritz. Su co-propietario es el afamado cocinero Andoni Luis Adúriz, Adúriz protagonizó una entrevista cuyo titular es “Yo no quiero ser empresario”.

Es una situación que se da muchísimas veces, el emprendedor apasionado con su proyecto, con su trabajo, no tiene una visión mercantilista de su pasión, igual que los artistas. Adúriz sólo quiere estar en su cocina y dar rienda suelta a su creatividad “entre fogones”.

El lo tiene claro “soy lo suficientemente inconsciente como para que me preocupe más que a una gamba le falte brillo y me dé igual lo económico”. “Si me dedicara a ser empresario, me apagaría como un pajarito. Por eso, tengo gente encargada de la parte empresarial porque yo no quiero ser empresario”, afirma Adúriz.

Cuantos emprendedores están tan entusiasmados con la parte creativa de sus proyectos y descuidan algo tan importante como la pervivencia del mismo, la rentabilidad o las ventas. Cuántos ponen toda la carne en el asador para desarrollar su idea y darle vida, sin darse cuenta que el verdadero trabajo empieza cuando hay que vender esa idea al público y rentabilizar la inversión, pagar las facturas, dar un beneficio suficiente para poder vivir de ello.

Claramente, es una parte mucho menos romántica, pero es la realidad. Adúriz se aparta de la gestión, no le gusta, pero tiene gente que se encarga de ello, es consciente de que ni sabe, ni le interesa saber de ese aspecto, pero, a la vez, ve la importancia del tema. Por eso si tu empresa es tu pasión pero no quieres ser empresario, haz como Adúriz, dedícate a lo tuyo pero no descuides el otro aspecto, haz que otros se ocupen de ello antes de que sea demasiado tarde.

En Pymes y Autónomos | El control de la gestión empresarial, la asignatura pendiente
Imagen | .allienato

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio