Compartir
Publicidad

Compatibilizar el trabajo por cuenta ajena con emprender

Compatibilizar el trabajo por cuenta ajena con emprender
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas personas tiene la intención de poner en marcha su negocio o empresa mientras tienen un trabajo por cuenta ajena, tantos inputs que recibimos de las administraciones, la degradación del mercado laboral, la creciente tendencia de cambios nos llevan a pensar que tener un trabajo estable es una quimera de difícil sostenibilidad en el tiempo. Mientras tenemos el colchón y la seguridad de un trabajo podemos dedicar tiempo y esfuerzos a invertir en la construcción de un proyecto empresarial propio. ¿Cómo compatibilizarlo sin una merma en nuestra calidad de vida? ¿Cómo podemos conseguir que este trabajo de malabarismo laboral de sus frutos y un resultado positivo?

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para que es tránsito sea más productivo, motivador y exitoso:

  • Tener un entorno para desarrollar el proyecto en el que sepamos que una vez allí nos olvidamos de distracciones y nos centramos en el proyecto de crear nuestro negocio. Resulta difícil, casi imposible, dedicar recursos a nuestro proyecto cuando tenemos a nuestro alcance tantos elementos disuasorios: redes sociales, televisión, familia...tenemos que dejar aparcada a la pereza en un rincón.
  • Calcular la cantidad de tiempo que realmente podemos comprometernos en el proyecto. Por ejemplo: de lunes a jueves, me comprometo a dedicar dos horas al día a trabajar en mi negocio. Los viernes, trato de descansar, recuperar sueño perdido. Los fines de semana: puedo realista trabajar en mi negocio durante seis a ocho horas. Los domingos, puedo poner en cuatro a seis horas. Con entre 18 y 24 horas semanales y de 72 a 96 horas mensuales, es una manera realista y disciplinada de dedicar recursos.
  • Contar con una lista de tareas: Disponer de una serie tareas que hacer con su fecha límite nos obliga a ser firmes con nuestro propósito, la mayor parte de las iniciativas se queda por el camino al no disponer de cierta manera de acometer el trabajo y carecer de una reflexión previa sobre cómo abordarlo.
  • Dejar de lado nuestros miedos y dudas: El viaje a la iniciativa empresarial puede ser largo y solitario, especialmente si estás trabajando tu proyecto en paralelo. A medida que nos acercamos poco a poco a nuestro objetivo el espacio de la duda y la negatividad gana terreno a la certeza y la motivación, tenemos que deshacernos de todos esos pensamientos que nublan nuestra mente y criterio.
  • Reflejar nuestras inquietudes y aprendizajes en un cuaderno. Como hacen los marinos cuando descubren una nueva ruta que la escriben en una bitácora, cualquier punto de inflexión o conocimiento adquirido debe ser transcrito, aunque sean malas noticias, porque nos ayudará a entender dónde podemos mejorar en sucesivos pasos, o el simple hecho de manifestar nuestro malestar nos ayuda a alejarlo del objetivo principal y nos alivia: nuestro proyecto.

Démonos permiso para no ser perfectos en todos los ámbitos de su vida. ¿cuánta fuerza de voluntad se necesita para concentrarse y mantenerse disciplinado en un objetivo tan noble como el autoempleo? Cuando estamos dando todo por nuestros anhelos es posible que dejemos otras áreas desatendidas, en especial nuestro entorno familiar y amistades, pero entenderán que estamos tratando de dar forma a nuestro sueño.

Enlaces en Pymesyautonomos | El autoempleo como salida laboral Imagen | Victor1558

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio