Publicidad

La subida de la cuota de autónomos no hundirá ningún negocio, seguir pagando el alquiler sí

La subida de la cuota de autónomos no hundirá ningún negocio, seguir pagando el alquiler sí
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Lo que ahoga a muchos negocios son los gastos fijos. Se factura poco y casi todo lo que se consigue de beneficio tiene que ir a hacer frente a los gastos de explotación del negocio. Creo que los autónomos o sus representantes y el pequeño comercio pierden el foco cuando reclaman que no les suban las cuotas en 2021. Sí, estamos de acuerdo en que todo suma, pero la subida de la cuota de autónomos no hundirá ningún negocio, seguir pagando el alquiler sí.

Porque un negocio situado en una de las principales calles comerciales de una ciudad, donde normalmente esto significa que por delante pasan miles de clientes potenciales cada día y nos asegura una facturación muy elevada, implica que nuestro alquiler también lo es. Un ejemplo de mi ciudad, y una de sus arterias comerciales, un pequeño local, de unos 50 o 60 metros por menos de 3.000 euros no se alquila. Si vamos a más metros o a una calle un poco más destacada nos vamos tranquilamente a los 6.000-9.000 euros.

¿De verdad nos estamos quejando por que nos suban la cuota de autónomos de 3 a 12 euros al mes? ¿No sería mucho mejor centrar nuestros esfuerzos en quitarnos coste de alquiler? Porque la realidad es que el precio que se paga está inflado, ya que ahora mismo ese local no garantiza facturación y si saliera al mercado se arrendaría por mucho menos.

¿No sería mejor presionar a las administraciones para que legislaran en este sentido? Ya tenemos alguna experiencia en este sentido en Cataluña, que precisamente no ha sido bien recibida por los inversores inmobiliarios que creen que chocha con la libertad de empresa y daña la seguridad jurídica para desarrollar estas inversiones.

Y aquí es donde creo que está el problema. Pequeños comercios y autónomos ven más factible que sean las administraciones las que rebajen sus exigencias, aunque sean tres euros, un impuesto, o una tasa. No deja de ser una ínfima parte de lo que supone un alquiler. Pero saben que presionar a estos arrendatarios no resulta sencillo. Se puede negociar para conseguir alguna pequeña rebaja, algún aplazamiento, pero poco más.

Y los inversores inmobiliarios están por la labor. Porque saben que tener hoy en día un local cerrado porque la empresa que lo utilizaba quebró o no tiene muchas posibilidades de volver a alquilarlo o lo va a hacer por un precio mucho más bajo. Por eso también negocian, rebajan y aplazan alquileres. No lo hacen gratis, lo hacen para perder menos de lo que harían si no tienen inquilino.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio