Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuerpo, cuerpo y más cuerpo

Cuerpo, cuerpo y más cuerpo
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Ser agraciado físicamente nos favorece en los negocios?, probablemente a simple vista puede parecer que sin dudarlo, pero si nos ponemos a analizarlo un poquito más en profundidad vemos que a veces no será tan favorable como puede parecer.

Primero decir que se tendría que definir que es “agraciado físicamente”, pues la belleza o lo estético es algo muy subjetivo y cada uno considerará a una persona atractiva o no según sus propios filtros y gustos personales, pero aquí me quiero referir a los estandartes de belleza habituales en nuestros lares, y con ello a las formas corporales que según estos estandartes se consideran bellas.

Sinceramente creo que el físico influye, por supuesto que influye, y según en que sectores o ámbitos será prácticamente imprescindible para trabajar en el mismo o para hacer carrera en el mismo, en muchos otros el tener un buen cuerpo influirá aun y cuando a priori no existan motivos objetivos para que así sea, negar todo esto sería faltar a la realidad, pero también es justo decir que a veces un cuerpo “diez” puede incluso ser contraproducente o nocivo para nuestro trabajo, pues puede convertirnos en objetos encasillados en un papel y una imagen estética (y eso puede estar muy bien si jugamos conscientemente ese papel, y aprovechamos las oportunidades que nos brinda nuestro cuerpo).

Sinceramente creo que ni una cosa ni la otra son positivas, es decir no es bueno ni descuidar completamente nuestro cuerpo aludiendo que el físico no importa y que nos han de querer por quienes somos, pues si bien eso es cierto, también lo es que una persona cuidada y que se trata con respeto a si misma (y eso no significa tener un cuerpo espectacular, simplemente significa no dejarse llevar por la dejadez) gana muchos puntos, como tampoco es bueno aquella persona que hace del culto solo a su cuerpo la única seña de identidad profesional, pues corre el grave riesgo de caer en ese papel de florero simpático, de maniquí, que el día que se estropee no tendrá reparación ni futuro posible.

La verdad es que creo que independientemente de que existan profesiones donde el cuerpo será nuestra materia prima, en la mayoría de casos, y en la mayoría de empresarios o autónomos, el cuerpo no será un factor clave para gestionar un negocio con éxito, el éxito no estará por lo general en como es el cuerpo, sino en como se siente cada uno con su cuerpo, una persona satisfecha consigo misma es clave para ser y transmitir todo aquello que en nuestro quehacer profesional debemos ser y transmitir.

Sin ir más lejos y como he dicho muchas en muchas ocasiones yo mismo soy el claro y vivo ejemplo de persona que sería considerada de esas que no es “sexy”, y a la que eso nunca le ha supuesto ningún problema ni social, ni personal, ni mucho menos profesional, no importa mi obesidad, no importa que uno u otra puedan llamarme “gordo” con intención de ofender, pues desde pequeño estoy inmunizado a eso, estoy inmunizado y sinceramente me siento bien conmigo mismo, y esa es la clave para triunfar, estar bien con uno mismo.

Y que me sienta bien conmigo mismo, no significa que por salud no intente adelgazar o lo que sea, pero eso no afecta nunca a mi imagen, ni a que me cuide y me ponga mil y un potingues, a que sea un coqueto del armario, a que siempre intente dar la mejor imagen de mi mismo, también a nivel profesional…y porque no, a utilizar mi cuerpo en el sentido inverso profesionalmente a como lo haría un “cuerpo sexy”, yo lo utilizo ante mis clientes, ante la gente para dar esa imagen de “gordo simpático”, de “gordo buena persona”, ¿todos sabemos utilizar nuestras armas, nuestro cuerpo en nuestro trabajo, en un sentido u otro?

En Pymes y Autónomos | ¿Con corbata o sin corbata?
Imagen | inacentaurdump

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio