Compartir
Publicidad

Subcontratación: algunos detalles a tener en cuenta

Subcontratación: algunos detalles a tener en cuenta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Subcontratación es una palabra que se ha asociado por norma general a la industria de la construcción y afines. Pero esto no tiene porqué ser así ni mucho menos. El grado de especialización que adquieren muchos productos y servicios provoca que subcontratar parcialmente parte de nuestro trabajo sea más ventajoso para todos.

Además, medante la subcontratación podemos ofrecer servicios de cobertura integral de tal forma que si no la tuviésemos no podríamos. Varios ejemplos, soy un asesor fiscal genial pero de laboral no tengo ni idea, por lo que ofrezco un servicio integral de asesoría pero tengo que subcontratar el área laboral. Como este ejemplo, podemos encontrar cientos. Aún así, no está nunca de más recordar algunos puntos importantes. Selecciona siempre a los mejores y a la mejor relación calidad / precio. Parece una obviedad, pero cuando se comienza la cadena de subcontratas se suelen ajustar tanto los márgenes que siempre hay alguien que pierde dinero. Cuando esto ocurre, comienzan los problemas puesto que los trabajos no se finalizan, no se cubren todas las áreas que se debieran...

Un error muy común es pasar un precio demasiado ajustado y cuando llega la hora de la verdad nos damos cuenta que no podemos hacerlo sin incurrir en pérdidas. Si nos ocurre esto, lo mejor que podemos hacer es retirarnos antes de comenzar, porque el fracaso está asegurado.

Capacidad financiera del proyecto. Subcontratar implica muchas veces asumir una carga financiera superior a la que podemos afrontar nosotros mismos. Imaginemos que le voy a trabajar a una administración o empresa pública dándole una cobertura plena. Si el trabajo / servicio es de un volumen de facturación muy elevado y no se admiten certificaciones parciales, quizá me encuentre en una tesitura complicada para pagar a los subcontratados.

Manejar la tesorería en este punto es vital para evitar problemas a corto plazo. Además, tengamos en cuenta que siempre van a surgir retrasos, bien provocados por demoras propias en nosotros, bien provocados por el cliente que nos tiene que pagar.

Una solución mixta que se puede llevar a cabo en estos casos es recurrir al sistema de UTE sin formalismos jurídicos Es decir, realizar un reparto del riesgo y los beneficios con los subcontratados de manera contractual. Imaginemos que puedo contratar un trabajo que vale 30.000 euros, en donde tiene un coste de 25.000 euros. Necesito una empresa que me haga una parte del mismo por importe de 10.000 euros.

Si cuando termine el trabajo, yo no tengo el cash suficiente para pagarle al subcontratado, quizá sea mejor que le pague 11.000 euros y ambos cobremos cuando pague el cliente principal. Si esto no es viable, me interesará siempre pagar más tarde que los plazos que yo he estipulado para cobrar.

Además de estos apuntes tenemos bastantes más detalles a tener en cuenta, pero antes de meternos en proyectos de cierto calado, es importante que cojamos un lápiz y un papel con bastante calma.

Imagen | Visual Panic En Pymes y Autónomos | Subcontratas: ¿por qué necesito tantos papeles para trabajar?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio