Compartir
Publicidad
Publicidad

Publicidad para niños y niños en la publicidad

Publicidad para niños y niños en la publicidad
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Partiendo de la base de que hacer publicidad pensada para que compren nuestros productos o servicios los niños es plenamente legítimo y que también lo es hacer anuncios publicitarios con niños, valga mi más absoluta critica de ambas practicas.

Como ya he mencionado en otras ocasiones no soy un enamorado precisamente de los niños, al contrario, puedo decir que en muchas ocasiones odio a esos pequeños y para mi desquiciantes seres, pero si de la utilización de esos seres con fines publicitarios se trata mi opinión cambia, y no solo por un tema de derechos de los menores, también por dignidad como consumidor.

Veamos el primer caso, el primer caso que quiero exponer es la utilización de niños en spots publicitarios de productos para personas adultas, es decir para aquel producto que para anunciar un coche, colonia, producto alimenticio aparece un menor para darle mayor emotividad, calidez o simpatía al anuncio, volviendo a reiterar que la practica es legitima y me parece bien que cada uno la haga si le es rentable, decir que personalmente no me hace ninguna gracia, pues sinceramente a mi en lugar de darme emotividad o sensiblería ver niños vestidos o hablando como adultos, intentando ser simpáticos o diciendo frases (supuestamente) ingeniosas lo que me genera es repulsa, yo lo que espero de la publicidad es que me seduzca de una forma directa y contundente, no que me enseñe a pequeños diablos haciendo de (presuntas) súper estrellas.

El segundo caso a exponer son aquellos anuncios pensados para que el publico infantil compre determinados productos o servicios, en este caso mi repulsa hacia las empresas que lo practican es doble, por una parte por el intentar equiparar a niños con adultos y segundo porque en realidad no se busca venderle al niño, que materialmente no puede comprar, sino inculcarle al niño que después martirice al padre con su exigencia de comprar ese producto.

Que conste que no estoy diciendo que ya no solo no son ilegitimas estas practicas, pues probablemente tampoco son inadecuadas, pues son rentables, de lo contrario no se harían, y como buen amante de la libertad de cada uno de ganarse a los clientes como le venga en gana lo veo bien a modo empresarial, pero personalmente como consumidor lo odio profundamente, y para finalizar solo lanzo una ultima reflexión, ¿alguien le pregunta al “niño anuncio”, si realmente quiere hacer de “niño anuncio”?

En Pymes y Autónomos | Contrato de trabajo a menores de edad: cuidado con su puesto
Imagen | zaqi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio