Compartir
Publicidad

Cómo motivar en la empresa en tiempos difíciles

Cómo motivar en la empresa en tiempos difíciles
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando las cosas van bien en una organización es fácil sentirse como si estuvieras en la cima del mundo y que se tiene energía y capacidad para hacer frente a cualquier reto que se le presente. La buena suerte viene de cara y es fácil encadenar éxitos porque uno se centra más en la tarea sin atender a las distracciones del entorno. Cuando uno se encuentra en momentos difíciles y atrapado en una rutina, es muy duro volver a la senda de la recuperación y de los tiempos felices. Es habitual culpar a la mala suerte cuando las cosas empiezan a ir mal en un negocio, pero lo cierto es que la capacidad de resolver la situación está en cada uno y sus habilidades. No hay mal que cien años dure. Si durante los malos momentos somos capaces de mantener nuestra organización a la vuelta de los tiempos de prosperidad estaremos en una buena posición para aprovechar al máximo la situación. Para que el tránsito sea más corto, debemos tomar el control de la situación y abordar acciones que refuercen nuestros objetivos. Aquí indicamos algunas vías de recuperar el control:

Llanero solitario

Es frecuente que a la hora de mantener un negocio a flote, el máximo responsable se recluya en su despacho y tome decisiones aislado, se siente solo y carga toda la responsabilidad sobre sus hombros. Es evidente que el máximo responsable es él, pero esa pesada carga y el aislamiento aumentan la responsabilidad y la ceguera empresarial, hay numerosas personas en nuestro entorno que han pasado por experiencias similares y que hacerles partícipes de nuestra situación puede ayudarnos a aliviar la carga. Puede ser un gran error estar solos y no compartir nuestras inquietudes. Es un error común concentrarse en los detalles más pequeños y dejar de ver la imagen global que nos arroja la situación real del entorno. Debemos evitar esconder la cabeza como un avestruz - frente a un tema en particular o el problema de frente, y si es necesario obtener otro personal involucrado y pedirles sus puntos de vista sobre lo que está deteniendo el desarrollo del negocio.

Ayuda profesional

Hay un montón de especialistas y consultores a nuestro alrededor que pueden ayudar a superar los obstáculos y hacer frente a los desafíos. Puede tener sentido a largo plazo contratar a un coach para ayudarle a echar un vistazo a su negocio y la forma en que se está operando, en ocasiones una visión externa es más certera y a menudo alguien desde el exterior con experiencia y conocimientos puede ver las cosas con más claridad que tú. Un buen consultor le ayudará a decidir qué objetivos tiene que fijarse y cómo hacer para lograr esos objetivos.

Primero uno mismo

Cuando los tiempos son difíciles, es muy fácil cargar con todas las responsabilidades. La clave es no dejar que el trabajo nos domine y controle su vida en tiempos difíciles. Es importante sacar tiempo para la familia y amigos, incluso cuando las cosas han sido difíciles en el trabajo. Si dejamos que los problemas dominen cada momento es muy probable que sobredimensionemos la situación y veamos pequeños problemas como simas insondables. Recuerde tomar tiempo para relajarse y recargar energías ya que es una gran manera de poner las cosas en perspectiva. El ejercicio y una alimentación saludable pueden ser buenos antídotos contra los efectos del estrés. Cuando estamos bajo presión, mucha gente deja su entrenamiento y comienza a saltarse una alimentación saludable. Recuerde que debe cuidar de sí mismo. Estar físicamente en forma y saludable es una buena manera de mantenerse mentalmente fuerte y también hace que se sienta más seguro de sí mismo.

Nuevas maneras, nuevos caminos.

El hacer siempre las cosas de una manera determinada, no significa que estemos eligiendo el enfoque correcto, no son pocas las ocasiones que nuestra miopía nos impide evolucionar. Los tiempos y las condiciones cambian y todos estamos viviendo en un mundo cada vez más rápido, no hay excusa para no cambiar. Si las cosas no están funcionando y seguimos actuando de la misma manera, recibiremos los mismos resultados. Es nuestra naturaleza humana la que busca la comodidad de la rutina y la fuerza de la costumbre, pero si algo no funciona...cambiemos. Todo cambio en la organización lleva aparejado un examen personal, quizá ahí radique el problema, vale la pena preguntarse si tu y tus empleados disponen de las habilidades necesarias para llevar a la empresa al siguiente nivel de su desarrollo.

A veces, en los tiempos difíciles, debemos tomar decisiones difíciles para asegurar que el negocio sobrevive y sigue prosperando. Como siempre, cuanto antes identifiquemos lo que no funciona, antes tendremos la solución.

En Pymes y Autónomos | ¿Cómo contentar a los empleados en tiempos de crisis? Imagen | George Chandrinos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio