Qué son las clausulas de revisión salarial y así afectan a los costes de personal de las empresas

Qué son las clausulas de revisión salarial y así afectan a los costes de personal de las empresas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Uno de los problemas básicos de la inflación elevada es que con el mismo dinero se pueden hacer menos cosas. Dicho de otro modo, si cobramos lo mismo, pero los vienes y servicios que necesitamos son más caros, la realidad es que perdemos poder adquisitivo. Es por eso que en muchos convenios se incluyen las clausulas de revisión salarial, vamos a ver qué son y cómo afectan a los costes de personal de las empresas.

Normalmente los convenios colectivos y de empresa tienen una serie de subidas pactadas, cuyo objetivo es precisamente evitar la pérdida de capacidad adquisitiva de los salarios a media que se incrementa el coste de la vida. Pero, ¿qué ocurre cuando el IPC es superior a estas subidas salariales pactadas? Es aquí donde entran en juego las clausulas de revisión salarial.

Qué son las clausulas de revisión salarial

Este concepto suele aparecer como una cláusula en la mayoría de los convenios colectivos cuya vigencia sea superior a un año. La cláusula de revisión salarial sirve de protección para mantener el poder adquisitivo de las retribuciones frente a la inflación.

El ejemplo más sencillo lo tenemos con las pensiones, que están ligadas al IPC, por lo que a final de año si la inflación a sido superior a la subida realizada se ingresa una "paga" con la diferencia y se actualizan las retribuciones. Es lo que se conoce como clausula de revisión salarial con efectos retroactivos.

Otra modalidad de esta clausula implica que al año siguiente la subida que se aplica depende del aumento del IPC en el año anterior. De esta forma los salarios se mantienen actualizados y la empresa no tiene que realizar un esfuerzo adicional, además de la subida pactada.

¿Cómo afecta a las empresas las clausulas de revisión salarial?

Este tipo de pactos implican un aumento de costes, que las empresas acaban por repercutir en los precios finales para sus clientes. Al igual que ocurre con otros conceptos, como pueden ser precios de energía o alquileres, el resultado final acaba por tener que asumirlo el consumidor o cliente final.

Claro está que muchas veces la empresa se ve obligada a reducir algo sus márgenes para poder seguir siendo competitiva y no perder volumen de negocio. Por eso, en el caso de los salarios muchas veces son reticentes a revisarlos, dado que energía o alquileres no tienen mucho margen en la negociación.

Además, con la pérdida de capacidad de negociación y la prevalencia del convenio de empresa ante el sectorial, muchas de estas clausulas de revisión han sido papel mojado. Esta es una de las razones por las que tras los cambios de la Reforma Laboral de Yolanda Díaz, los sindicatos hayan hecho bandera de esta reivindicación como una fórmula de hacer que los empleados no pierdan poder adquisitivo.

Pero el efecto de esta subida de hecho produce más inflación, por lo que se puede producir una espiral de alzas que no beneficia a nadie. Este es el motivo por el cuál se reclama un pacto de rentas para evitar esta situación. 

Temas
Inicio