Compartir
Publicidad
Publicidad

La Justicia exige que los empresarios sean superhéroes

La Justicia exige que los empresarios sean superhéroes
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Suena fuerte. Pero es exactamente lo que pienso. Desde la captura de relevantes etarras en el sur de Francia este año, los jueces han desatado una seri de actuaciones contra el sector empresarial vasco: han sido detenidos empresarios, altos directivos de primeras firmas y registradas relevantes empresas. Todo ello bajo la sospecha de que colaboraron con la banda terrorista, aceptando pagar el mal llamado impuesto revolucionario.

Pues en principio, y partiendo de la presunción de inocencia, entiendo que todos ellos, de haber pagado lo han hecho bajo un miedo insuperable, coaccionados por amenazas muy solidas. No se trata de un chantaje sin más, se trata de algo muy sólido, y la empresa y el empresario son blancos fáciles en caso de no pagar. Entre otras cosas, debido a que el mismo aparato policial y judicial que les persigue ha sido incapaz de garantizar su seguridad, de acabar con el terrorismo tras décadas.

Llegado este punto, no se si soy el único que hace las siguientes reflexiones:

  • Admiro profundamente a aquellos que se niegan a pagar. Son dignos de elogio, pues evitan que, con su dinero, el horror se propague. Pero me resisto a pensar que una persona tenga la obligación moral de ser heroica. Y si no es así, ya no hablemos siquiera de obligación legal. Yo, personalmente, me siento incapaz de reprochar a alguien dicha conducta.

  • Me llama poderosamente la disparidad de criterios. En España ha habido secuestros donde a todos nos consta que se ha acabado pagando a la banda. Los Delclaux pagaron. Si no recuerdo mal, los Revilla también. ¿Se les ha perseguido a posteriori por haber abonado dichas sumas? No creo que la opinión pública lo tolerase. Pero es que, tenemos incluso un caso reciente, con el Playa de Bakio. Supongo que, a estas alturas, ya deberían estar detenidos los cargos políticos y funcionarios que ampararon el pago del rescate. Y si no es así, que me expliquen la diferencia.

  • Me resulta curioso el silencio de buena parte de la clase política. La misma clase política que se ha sentado en la misma mesa de aquellos que están cobrando estas cantidades. Y no les ha parecido delictivo lo uno y si lo otro. Definitivamente hay ciudadanos de primera y de segunda.

Es curioso como, a pesar de la evolución de nuestra sociedad. Hace años, cuando un empresario era víctima de la extorsión, de la violencia, se decía que algo habría hecho, que total era un empresario, que pertenecía a una clase que explotaba a los obreros. Hoy, las formas han cambiado, pero en el fondo se le sigue exigiendo que se busque la vida, pero eso si, que lo haga como un héroe. Difícil, muy difícil ser empresario en este país. Y en algunas zonas aún más.

Vía | Noticias de Gipuzkoa Imagen | DuckBrown

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio