Publicidad

Cuando la empresa ofrece un trabajo propio de esclavos, las redes sociales gritan

Cuando la empresa ofrece un trabajo  propio de esclavos, las redes sociales gritan
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las redes sociales pueden ser sinónimo de dolor de cabeza, de chistes malos que antes sólo soportábamos cuatro amigos o un espacio enorme donde denunciar una injusticia laboral.

Partiendo de que la vida no es justa, y de que en estos momentos se exige a un profesional que sea experto hasta en ingeniería espacial, el hartazgo entre el trabajador es tan grande, que denunciar ahora la gente se explaya dando una reprimenda pública a quien osa pedir que pagues por trabajar.

Ofertas llenas de faltas de ortografía y cargadas de soberbia

El ejemplo lo encontramos hoy en Linkedin, una red considerada seria, profesional. El protagonista es un anuncio (con faltas de ortografía) donde no piden, exigen profesionalidad. Hasta ahí bien, el tono ya es cosa suya. Pero por muy desesperado que se encuentre un redactor al ver las condiciones lo lógico será que huya aunque tenga facturas por pagar.

Escribir 40 artículos a la semana de 2000 palabras por 5 $, parece un anuncio de ciencia ficción o del Mundo Today.

A poco que el redactor sepa algo de matemáticas, sale más rentable no trabajar para esa 'empresa' que con un tono casi amenazante, advierten al posible interesado de que cuentan con programas para detectar si los textos son una copia. Una persona ha sugerido con mucha lucidez: ¿Por qué no pagan más y contratan a profesionales y se ahorran el dinero de la maquinita que detecta plagios?

Trabaja mucho y cobra poco, es el lema en el gremio de los redactores

Las excusas son variadas. "Estamos empezando". "Si no lo haces tú lo hará un estudiante que acabe de terminar la carrera". "Siempre hay gente dispuesta a trabajar". Y así hasta el infinito. Pero lo grave de esta situación es que se rebaja la profesionalidad de un gremio.

Se juega con la desesperación del que busca un trabajo, pero a veces, se ignora que el cansancio es tan grande que ya no importa exponer al mundo una oferta que no debería llamarse así. Su nombre correcto sería: "Nos saltamos los derechos laborales, ¿te apuntas?"

Imagen|8385

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir