Publicidad

En situaciones de tensión, las empresas con equipos solidos aguanta mejor la presión

En situaciones de tensión, las empresas con equipos solidos aguanta mejor la presión
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

No es fácil formar un buen equipo de trabajo. Lleva tiempo encontrar los perfiles adecuados. Crear un ambiente laboral propicio y que exista empatía entre todos y profesionalmente se complementen. Como guinda del pastel todos comprometidos con la empresa y viceversa. Un equipo que nos ayude a conseguir el objetivo, pero también en situaciones de tensión, las empresas con equipos sólidos aguantan mejor la presión.

En primer lugar porque la organización cuida de sus miembros. Es consciente del valor de cada una de los integrantes. No es fácil lograr que todo ruede bien. Y cuando se consigue hay que cuidarlo. Entrar en una dinámica positiva supone superar juntos muchos malos momentos.

El compromiso de los empleados con la empresa mejora de forma inmediata la productividad. Se nota cuando hay picos de trabajo que cada uno es capaz de dar lo mejor de si mismo. Pero también de que las fricciones que pueden surgir en cualquier momento no acaban haciéndose una bola de nieve y se quedan en el olvido.

En situaciones como la actual se produce una mayor unidad si cabe, se apuesta por arrimar el hombro e intentar salir adelante. Se entiende que el futuro de ambos va ligado. Si la empresa no sobrevive lo lo harán sus trabajadores. Y la empresa no quiere dejar a nadie atrás. Por eso se intenta, incluso en el peor de los casos, que nadie se quede atrás.

Despedir a veces es la medida más drástica, pero en determinados momentos puede ser la única que garantiza la viabilidad de la empresa. Incluso en estos casos se intenta no romper del todo el vínculo con el empleado que ya no está. Gestionar su vuelta tan pronto como la situación mejore. A veces los caminos se separan y no vuelven a unirse, pero el equipo se mantiene.

Cuando no existe este tipo de equipos es fácil llegado este momento seleccionar a alguien para que se marche. ¿A quién vamos a mantener al empleado tóxico que ha estado malmetiendo durante meses o al resto? No es complicado tomar la decisión.

En otros casos la rotación alta o una empresa que no apuesta por cuidar de sus recursos humanos, es más fácil, todos fuera, ya vendrán otros nuevos llegado el caso. Incluso algunos lo pueden ver como una oportunidad de abaratar costes laborales, contratando a gente que vendrá del paro por menos dinero.

Imagen | Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios