Soy freelance, pero también voy a la cena de tu empresa

Soy freelance, pero también voy a la cena de tu empresa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

En esta época donde las cenas de Navidad de empresa son habituales es el momento para reivindicar uno de los mitos muy extendidos sobre los profesionales externos que a menudo colaboran con muchas empresas, que muchas veces están tan implicados en el día a día de la misma que el freelance va a dicha cena de empresa con el resto de la plantilla de trabajadores por cuenta ajena.

Porque a menudo se piensa en estos profesionales como trabajadores eventuales, a los que hemos encargado un trabajo puntual, lo ejecutan a cambio de la cantidad pactada y si te he visto no me acuerdo. No siempre es así.

Muchas empresas se apoyan en freelance para desarrollar una parte de su negocio que ellos no pueden, pero necesitan, no tienen quizás la necesidad de tener a una persona en plantilla para realizar dicho trabajo, pero si una necesidad constante de estos servicios.

Se trata de profesionales muy implicados con las empresas con las que colaboran, que conocen perfectamente la cultura corporativa de la empresa, que sienten los éxitos de la empresa también como suyos y que tienen un fuerte compromiso con dichas compañías.

Un profesional valioso que colabora con nosotros

Lo cierto es que siempre están ahí cuando los necesitamos. Pero no siempre cuando queremos. Uno de los peajes que tenemos que pagar en las empresas trabajando con freelance, aunque también se da con partners o empresas colaboradoras es que no podemos imponer cómo y cuándo van a realizar dicho trabajo.

Y este es uno de los errores más comunes y fuente de conflicto con estos profesionales y empresa externas. Es necesario realizar una coordinación previa, no pensar que siempre van a estar disponibles para nosotros o que somos su único cliente. Por muy importante que seamos, la realidad es que trabajan también con otras empresas, que también necesitan de sus servicios.

Y es valioso porque nos aporta soluciones que en la empresa no tenemos, ni podemos permitirnos contratar a tiempo completo a alguien para que se ocupe de determinados trabajos. Y como tal tenemos que tener presupuesto para contratar a profesionales independientes y pagarles, que no solo nos van a ayudar a sacar el trabajo adelante, sino que gracias a su relación con multitud de empresas nos enriquecen con puntos de vista y soluciones que ni siquiera nos hubiéramos planteado.

Por eso hay empresas que sí cuidan a su colaboradores, que invitan al freelance a la cena de Navidad, porque es una parte de su empresa aunque no esté directamente contratado por ella. Si se ha logrado crear una relación en la que empresa y freelance salen beneficiados lo lógico es cuidarla y sacarle el máximo provecho. Y esto sirve para las dos partes. 

Imagen | SHVETS production en Pexels

Temas
Inicio