Compartir
Publicidad

Hacienda realizará inspecciones sobre los ordenadores de las pymes

Hacienda realizará inspecciones sobre los ordenadores de las pymes
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que la novela de George Orwell 1984 se define por los expertos literarios como una distopía, una sociedad ficticia e indeseable en sí misma, el Ministerio de la Abundancia español, personalizado en el titular de esta cartera, Cristóbal Montoro, se está encargando de que nuestro país se parezca cada vez más a una nación gobernada por el Gran Hermano permanentemente vigilante.

Quienes hayan leído esta novela pensarán que estoy exagerando; y sí, es posible que lo esté haciendo puesto que, desde que el recién fallecido Adolfo Suárez, entre otros, impulsara la transición democrática en España, vivimos en una sociedad donde las libertades individuales y el derecho de la propiedad está garantizado. Sin embargo, la voracidad recaudatoria y sancionadora del Ministerio de Hacienda parece no tener fin. Y es que, según el diario Expansión, Hacienda abrirá los ordenadores de las pymes con el objetivo de detectar dobles contabilidades.

Y es que el plan de lucha contra el fraude que prepara el Gobierno pretende no dejar títere con cabeza. El Plan General de Control Tributario para 2014, que se presentará esta semana, reorienta alguna de sus prioridades para centrar gran parte de la labor inspectora en las pymes, y más concretamente, en el control de sus sistemas informáticos con el objetivo de analizar y detectar posibles focos de fraude con software de doble uso.

Es decir, la idea del Ministerio de Hacienda es abrir los ordenadores de las empresas para detectar la elusión de los impuestos a través de dobles contabilidades, además de buscar también focos de fraude en el comercio electrónico, portales de juego online y de ventas de entradas para espectáculos, además de acentuar, una vez más, la inspección a profesionales, artistas y deportistas.

Se trata de una ambiciosa ofensiva que tiene por objetivo luchar contra el fraude fiscal y aumentar, de esta manera la recaudación fiscal. La última víctima del insaciable Montoro son las pequeñas y medianas empresas, y más concretamente sus sistemas informáticos, en los que se almacena mucha información confidencial y que ahora también estará en el foco de la sospecha de los inspectores de Hacienda. La pesadilla Orwelliana sigue su curso.

En Pymes y Autónomos | Los inspectores de Hacienda quieren actuar de incógnito y que se recompense a los delatores Imagen | Moncloa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio