Publicidad

Pymes y autónomos creen que lo peor de la crisis ha pasado

Pymes y autónomos creen que  lo peor de la crisis ha pasado
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Según un estudio internacional realizado por el Grupo AXA en ocho países (España, Italia, Portugal, Grecia, México, Emiratos Árabes-Dubai-, Turquía y Marruecos), las pymes y autónomos españoles han reducido su pesimismo respecto a las previsiones de beneficio, facturación y empleo de los próximos meses y miran con buenas perspectivas hacia los próximos meses.

Las pymes y autónomos nacionales suponen más del 90% del entramado empresarial español por eso su opinión es relevante de cara a prever la evolución de los próximos meses, en la encuesta se reflejan algunos datos:

Mejora de los índices de actividad

El 21% de cree que sus ingresos crecerán en los próximos meses, lo que supone tres veces más que el 7% que registró una mejora de ingresos en el último año; tendencia que se agudiza entre los autónomos. Un 13% opina que logrará incrementar su nivel de beneficios con una clara apuesta por la salida al exterior (internacionalización), de hecho, el 16% de las pymes se muestra animada a iniciar una aventura internacional exportando en el próximo año, el 4% por primera vez y el 12% como parte de, al menos, una segunda aventura.

Respecto al empleo un 7% cree que podrá aumentar su plantilla, ante necesidades motivadas por la esperanza de crecimiento, resulta interesante comprobar que en este apartado los autónomos son mucho más optimistas ya que el 7% cree que mejorará el empleo frente al 6% de las pymes, un punto porcentual menos que el último año. El mayor esfuerzo de la pequeña y mediana empresa se centrará en el mantenimiento del empleo, un 70% dice que lo mantendrá y casi una de cada cuatro cree que tendrá problemas.

Qué preocupa a las pymes y autónomos

A la hora de localizar los riesgos y pulsar sus inquietudes, los empresarios y autónomos españoles coinciden en identificar la crisis económica como el principal riesgo de su actividad, tras la carga impositiva, el aumento de los costes de producción o los impagos. En el otro extremo de la balanza las cuestiones que menos inquietan son: la muerte o incapacidad de los directivos, la gestión de la cadena de suministro o la enfermedad o lesiones de sus empleados, incluso entre los autónomos, curiosamente para ser un estudio encargado por una aseguradora.

Sin duda, es una muestra de que paulatinamente las circunstancias están cambiando y que está llegando esa nueva situación a los principales actores del tejido empresarial para que sepan extraer el mejor partido a este cambio de tendencia. La encuesta de AXA, que se dará a conocer en su totalidad en las próximas semanas se ha realizado a más de 2.400 empresarios o autónomos en ocho países.

Enlaces | Expansión Imagen | Daniel Lobo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios