Publicidad

Cinco indicadores para saber si tu empresa está bien endeudada

Cinco indicadores para saber si tu empresa está bien endeudada
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las deudas se han convertido en uno de los principales quebraderos de cabeza de muchas empresas. Es cierto que hacen vulnerables a las empresas en tiempos de crisis pero son, hasta cierto punto, necesarias. Sin ellas, muchos negocios habrían tenido verdaderas dificultades para ponerse en marcha y otros serían directamente inviables.

Pero, ¿hasta qué punto me puedo endeudar como empresa? Si bien no existe una respuesta evidente a esta pregunta, hay una serie de indicadores imprescindibles que todas las compañías deberían revisar para ver si su deuda es viable o no.

Fondo de maniobra

El primero es el fondo de maniobra. Se trata de un indicador que nos dice si el activo circulante (a corto plazo) es suficiente para atender a las obligaciones del pasivo circulante (a menos de un año).

Si el fondo de maniobra es negativo, es decir, si el activo circulante es menor que el pasivo circulante, la empresa puede entrar en riesgo de suspensión de pagos. En general, es necesario que exista un cierto margen para que estemos siempre en superávit.

Ratio de endeudamiento

El ratio de endeudamiento indica la proporción de deuda respecto al pasivo total de la empresa. Viene a decirnos cuál es la dependencia que tiene la empresa de recursos ajenos, una vez descontado el patrimonio neto.

Varía mucho en función del sector aunque, con carácter general, este debe situarse como mucho entre el 40 y el 60%. Si está por encima, significa que hay una dependencia demasiado elevada de los recursos ajenos; y si está por debajo, es posible que la empresa no esté empleando de forma eficiente los recursos propios.

Coeficiente de endeudamiento a corto plazo

Se trata del porcentaje de deudas a corto plazo en relación con el pasivo total de la empresa. Mide la importancia del pasivo corriente o circulante dentro del endeudamiento total de la empresa. De este modo, de forma indirecta, mide la necesidad de disponer de liquidez suficiente para acometer todas las obligaciones a corto plazo.

Lo ideal es que el coeficiente de endeudamiento a corto plazo se sitúe entre el 20 y el 30% del total de pasivos de la empresa. Aunque, como siempre, depende del sector de actividad y del tipo de empresa.

Coeficiente de endeudamiento a largo plazo

Similar al anterior, aunque en este caso mide el porcentaje de endeudamiento a largo plazo respecto al pasivo total de la empresa. En la mayoría de empresas, lo ideal es que la mayor parte del pasivo sea a largo plazo, justamente la visión contraria a la que tienen sus acreedores.

Servicio a la deuda

Por último, el servicio a la deuda hace referencia a la capacidad de la empresa para devolver sus deudas a largo plazo y, por tanto, también un indicador de la rentabilidad. Se calcula dividiendo el cash flow de la compañía entre el pasivo no corriente.

Lo ideal es que este ratio no baje del 15%-20%, pues significaría que la empresa necesita más de 6.5 años de generación de caja para repagar completamente sus deudas a largo plazo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir