Compartir
Publicidad

Reducir IRPF y cotizaciones sociales, la alternativa a la reducción de los salarios

Reducir IRPF y cotizaciones sociales, la alternativa a la reducción de los salarios
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El FMI y Olli Rhen han vuelto a abrir el debate acerca de cómo aumentar la competitividad española. Su receta es bien sencilla: reducir los sueldos en un 10% con el objetivo de reducir costes empresariales y completar el doloroso proceso de devaluación interna y comenzar a crear empleo neto.

Las reacciones en contra de esta medida de Gobierno, Patronal y Sindicatos no se han hecho esperar. La flexibilidad salarial es tan difícil de llevar a cabo como contraproducente; además, los salarios ya se han reducido en un 6,5% desde el inicio de la crisis, por lo que parece que esta vía está agotada. Sin embargo, existe una forma más sencilla de reducir el coste salarial actuando sobre las cotizaciones sociales e impuestos al trabajo que todo trabajador tiene que afrontar. ¿Qué tenemos que hacer? Muy sencillo, rebajarlos.

Si es cierto que la reducción de costes salariales aumenta el empleo, reducir los impuestos directos al trabajo y las cotizaciones sociales no debería ser un problema para los responsables del sostenimiento del erario público. La entrada de cualquier trabajador en el circuito laboral cambia el sentido de la contribución a las arcas públicas, pasando de ser un receptor neto de fondos (subsidio de desempleo y otras ayudas) a ser un pagador neto de fondos, contribuyendo al sostenimiento del sistema.

Sin embargo, esta solución podría desequilibrar temporalmente las cuentas del sistema de Seguridad Social. Pero, ¿acaso no existe un fondo de reserva que debe utilizarse en casos de emergencia y que debería usarse para estos casos?

La otra vía es la reducción del IRPF. Al ser un impuesto progresivo, la solución podría ser sencilla. Bastaría con aumentar el mínimo exento de tributación hasta los 10.000 - 12.000 euros para reducir el tipo efectivo. La renta disponible aumenta, por lo que el mayor consumo y, por tanto, la mayor recaudación por IVA, compensa la menor recaudación por IRPF.

De esta manera, y tal y como explica Remo en El Blog Salmón, hemos matado dos pájaros de un tiro. Se reducen los salarios y se aumenta la renta disponible de los empleados, con un triple efecto: aumentar la demanda, reducir el desempleo y aumentar las exportaciones.

En Pymes y Autónomos | Reducir salarios como fórmula para salir de la crisis: tan impopular como ineficaz Imagen | Adam Tinworth

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio