Publicidad

El ERE, la última opción

El ERE, la última opción
Sin comentarios

Publicidad

El empresario debe saber que cuando la crisis arrecia el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) debe ser la última opción.

Y digo esto, porque a veces no se valora que nuestro Estatuto del Trabajador también da una serie de posibilidades antes de llegar a tomar una decisión que suponga la eliminación de parte de la plantilla o el cierre empresarial.

Me estoy refiriendo a la posibilidad de acudir a las modificaciones sustanciales del contrato de trabajo establecidas en el artículo 41 del mismo texto legal y que habilitan al empresario para su ejercicio, en los supuestos de la existencia de probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción para realizarlas.

Estas medidas permitirán el cambio de la jornada de trabajo, el horario, el régimen de trabajo a turnos, el sistema de remuneración, los sistemas de trabajo y rendimiento, y la movilidad funcional.

Podrán ser de carácter individual, o colectivo.

En situaciones críticas muchas veces estas medidas u oportunidades se obvian a favor del ERE, pues este último parece una elección más limpia (cortar por lo sano), pero a mi juicio debería ser la última, y en todo caso valorar antes de su ejecución la posibilidad de que este ERE no fuera extintivo, sino temporal y por lo tanto supusiera la suspensión del vínculo laboral, pudiendo reanudarse posteriormente.

Imagen | Sundesigns

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios