Compartir
Publicidad

Las responsabilidades adicionales

Las responsabilidades adicionales
0 Comentarios
Publicidad

Cada puesto de trabajo tiene asociadas unas tareas y unas responsabilidades, sin embargo, las necesidades y la escasez de recursos obligan a que se tengan que asumir responsabilidades que no nos corresponden y realizar tareas que tampoco.

El problema esencial no reside en esas tareas y responsabilidades que no nos corresponden y realizamos, sino en el hecho de que, casi siempre, no sabemos priorizarlas.

Aprender a priorizar es aprender a decir, entre otras cosas, no. Tu capacidad de éxito será directamente proporcional a los esfuerzos que dediques a tu trabajo, pero también a tú ambición.

En este caso el término ambición no está asociado a egoísmo, sino en el interés y en las ganas que pongas en conseguir tus objetivos.

Pero tan importante como decir no, es cómo decirlo. Las negativas ofenden y producen rechazo y pueden generar remordimientos. Por eso la mejor forma de introducir una negativa es presentar una solución proactiva.

Entre las opciones puede presentarse la alternativa de formar a otra persona para que puede encargarse de ello, repartirlo entre varios empleados, contratación externa, etc.Es decir, proponiendo alternativas y haciendo prevalecer que nuestras responsabilidades son prioritarias y las que nos ofrecen no son tan estratégicas y más de carácter operativo.

Imagen | Courtney Dirks En Pymes y Autónomos | Errores en la gestión del tiempo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio