Las ayudas del Kit Digital serán un fracaso si no mejoran la productividad de la empresa y la llevan al siglo XXI
Vocación de empresa

Las ayudas del Kit Digital serán un fracaso si no mejoran la productividad de la empresa y la llevan al siglo XXI

Muchas empresas se han frotado las manos cuando anunciaron el Kit Digital. Era un impulso muy importante para desarrollar proyectos o poner en marcha herramientas que llevaban madurando hace años. Muchos quedaron en suspenso por la pandemia. Otras sin embargo, lamentablemente no saben que hacer con la ayuda del Kit Digital y en el peor de los casos acabarán por malgastar estos recursos.

No quiero decir con ello que no vayan a desarrollar algún proyecto, mejorar alguna parte de su negocio. Pero el impacto que va a tener en su modelo de negocio va a ser mínimo. No se van a digitalizar, al menos no de forma completa, lo que sin duda puede acabar más pronto que tarde en fracaso. Y será una oportunidad perdida.

Empresas que no saben en qué invertir las ayudas del Kit Digital

El problema para muchas de ellas es que siguen ancladas en un modelo tradicional de empresa del siglo XX. Una empresa que puede trabajar con ordenadores, pero que no está digitalizada. Que utiliza algunas herramientas como el correo electrónico, acceden a Internet, pero no se relacionan con sus clientes de una forma eficiente.

No hablamos ya de trabajar en la nube, tener una oficina virtual que permita trabajar desde cualquier lugar, pero también que ofrezca a sus clientes herramientas que hagan más fácil el intercambio de información con ellos, que puedan tener más agilidad o simplemente ser más eficientes y acceder a mejores precios por sus productos o servicios.

En definitiva, se trata de ser más competitivos frente a otras empresas para ganar más cuota de mercado, más clientes, mejor atención y mejorar facturación y beneficios. Este círculo virtuoso, tan complicado de alcanzar es lo que muchas empresas no se están planteando.

Y la situación recuerda mucho a la explosión de las páginas web, donde parecía que todas las empresas tenían que estar en Internet con su página para ganar visibilidad y clientes. Y sin una estrategia bien estudiada a la mayoría no llegó a darles buenos resultados.

Podemos llevarlo a la venta online, donde posicionar ahora una pequeña empresa no es tan fácil, invertir en una estrategia de marketing online, donde todo el mundo está pujando por llevarse al cliente hará que el coste por clic sea mucho más elevado y el presupuesto se agotará mucho antes, donde alcanzar objetivos será más complicado.

Una campaña con buenas intenciones que se quedará en nada

Una cosa es lo que se plantea desde el papel y otra diferente lo que se ejecuta. Hay áreas que se deberían aprovechar como la factura electrónica puesto que no tardará en ser obligatoria para todas las empresas en 2023. Y sin embargo es una de las que tiene menor dotación. 

Otras como la oficina virtual, realmente son decepcionantes en cuanto a las propuestas que pueden encontrar muchas empresas. Y otras como comunicaciones seguras o ciberseguridad a las que directamente las empresas no prestan atención hasta que sufren un problema. 

El resultado de todo esto me temo que no será otra cosa que una gran oportunidad perdida. Pocas veces las empresas han tenido tanto dinero encima de la mesa y lo han aprovechado tan mal como lo están haciendo con el Kit Digital. Espero equivocarme, pero creo que pocas serán las que logren sacarle todo el partido. 

Temas
Inicio