Compartir
Publicidad
Publicidad

Así no hay quien emprenda

 Así no hay quien emprenda
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones uno escucha comentarios o reflexiones que son tan coincidentes con el punto de vista propio que es como si las hiciese uno mismo. En esta ocasión, el comentario en cuestión salió de la boca Antonio Mas, creador de (Ideup!) durante el coloquio de Iniciador con motivo del XV Congreso Redepyme, y aunque él es autor, lo asumo como mío propio.

Expuso lo que desde su punto de vista es un óbice importante para que nuestra sociedad no emprenda y que va más allá del miedo al fracaso o al hecho de tener una sociedad con talento pero de escasa audacia empresarial. El se refería a los obstáculos personales a los que se enfrenta el emprendedor y que vienen determinados por el estado del bienestar en el que vivimos.

El escenario que se presenta es el siguiente, personas con talento, que están vinculadas por cuenta ajena a empresas donde realizan actividades que ni les motivan ni les comprometen con la empresa en absoluto, pero que sin embargo, aunque tienen ideas potencialmente buenas para emprender no lo hacen por no perder un estatus de privilegios.

Estos privilegios a los que renunciar para emprender no son otros que:

  • A 45 días de indemnización por año trabajado.
  • Dependiendo del período trabajado a 2 años de prestación por desempleo.
  • A la seguridad de una nómina.

Señalando sólo los tres más básicos y esenciales, que por el camino se pueden unir otra serie de ventajas y prebendas. Con este panorama, por muchos esfuerzos que se hagan para inculcar espíritu emprendedor a una sociedad en la que la mayor parte de la gente su mayor pretensión es estar vinculado toda la vida a la misma empresa, con un sueldo fijo y con una jornada establecida, es decir, a una sociedad tan rígida es un reto harto ambicioso.

Quien trabaja por cuenta ajena asimila el acto de emprender como un salto al vacío sin paracaídas y renunciar a parte o todos los privilegios antes mencionados es un esfuerzo bastante exigente para el emprendedor. Desde luego se puede emprender “part – time” pero aparte de que emprender requiere tiempo, supone darse de alta como autónomo, lo cual siendo egoísta implica renunciar, a la prestación por desempleo en caso de ser despedido.

Imagen | AlicePopkorn En Pymes y Autónomos | El binomio perfecto: talento y audacia emrpesarial, El ser o no ser del joven emprendedor, Sin duda, emprender es el mejor empleo pero…, La importancia del e-funcionario

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio