Compartir
Publicidad

El síndrome del niño con escayola o cómo trabajar en casa en verano

El síndrome del niño con escayola o cómo trabajar en casa en verano
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay nada peor que tener que trabajar cuando todo los demás están descansando o disfrutando de su ocio. Es un poco como el niño al que le tienen que escayolar una pierna en verano y no se puede bañar en la piscina o la playa y se queda fastidiado en su casa. Porque trabajar en casa en verano se convierte en un ejercicio de voluntad constante.

Siempre hay alguien de vacaciones, se cambian los horarios y se traslada parte de nuestra actividad a las horas más tardías, aprovechando el descenso de las temperaturas. Además hay más gente ociosa que nos propone planes por si nos apuntamos, de buena fe, sabiendo que podemos organizarnos la jornada laboral con flexibilidad.

Por no hablar de si tenemos hijos que están con nosotros en casa al no tener colegio... Todo esto hace que tengamos que hacer un ejercicio constate de concentración acompañado de una gran fuerza de voluntad para dejarnos llevar y evitar caer en la procrastrinación.

Pomodoro, mi fiel compañero en verano

Con este ambiente lo cierto es que la técnica Pomodoro me es más útil que nunca en verano. No sólo en casa, también trabajando en la empresa, en la oficina el Pomodoro es realmente útil para ejecutar las tareas pendientes de forma metódica y muy eficaz. El resultado es que acabo el día con muchas más cuestiones cerradas.

La técnica Pomodoro nos ayudará concentrarnos mejor si trabajamos en casa en verano

Si trabajo con el ordenador me ayudo de un temporizador para controlar los tiempos como extensión del navegador Chrome como Strict Workflow, que además de temporizador, nos bloquea una serie de sitios web para utilizar mientras está en marcha que podemos definir nosotros.

Si no queremos instalar nada podemos utilizar un servicio web como Moosti que nos hará de temporizador y nos permite configurar los tiempos de trabajo según nuestra capacidad de concentración. En mi caso por las mañanas estiro los intervalos a 40 minutos de trabajo y 5 de descanso, ya que mi capacidad de concentración es mayor al estar más descansado.

Si no estoy delante del ordenador o tengo que realizar otro tipo de tareas me ayudo de una aplicación para smartphone, como puede ser Pomodoro Timer para iPhone o Clear Focus para Android, mi favorita, lo que me facilita el control de tiempos, descansos y la gestión de las interrupciones.

De todas formas basta con poner un simple reloj de horno para tener un control del tiempo de trabajo con las tareas y de descansos, en los que interrumpimos el flujo de trabajo para atender otras cuestiones o simplemente levantarnos a por un vaso de agua o a por un café.

No me gustan las aplicaciones más complejas, ya utilizo otras cuestiones para organizarme, simplemente lo que busco es algo que me ayude a concentrarme en el trabajo que tengo pendiente, acabarlo lo antes posible y poder disfrutar del tiempo libre que me he ganado, ahora si, en la piscina, en la playa o disfrutando de mi familia.

En Tecnología Pyme | Actividad productiva y de gestión del freeelance, ¿cuánto dedicamos a cada una?

Imagen | mlpeixoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio