Compartir
Publicidad

San Valentín, una fecha comercial odiada y querida a partes iguales

San Valentín, una fecha comercial odiada y querida a partes iguales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

14 de febrero, al igual que existe el día de la madre, del padre, del abuelo y de diversas celebraciones, el amor entre la pareja se hizo su hueco en el mercado hace décadas. ¿Fiesta que proviene de los países anglosajones? Sea como fuere, en España se celebra desde hace tiempo como otras tantas.

Y por mucho que pese a los que consideran que es simplemente una fiesta comercial, muchas son las personas que gustan de celebrar este día con un pequeño detalle. Y los comercios, los hoteles, los restaurantes, floristerías y el comercio online lo saben.

El amor está en el correo electrónico

Quien haya realizado alguna compra a través de internet, hoy es su día. El de recibir decenas de correos electrónicos donde descuentos, cupones cargados de amor te facilitarán una compra, o el acceso a ese producto que no te compras por su precio el resto del año.

No deja de ser otra herramienta de marketing perfecta para que en este día, puedas adquirir un regalo de última hora o si estás solo en el terreno sentimental, darte un capricho. Este tipo de correos no llegan por azar, detrás hay una buena estrategia.

Dales a quienes amas alas para volar, raíces para regresar y razones para quedarse

Flores, bombones, cenas, lo clásico no falla

Salir de cena o regalar flores son dos de las opciones que los españoles eligen para este día. Y las cifras lo demuestran. Las floristerías hacen su agosto en febrero y los restaurantes se afanan en ofrecer un ambiente ideal para este día lleno de romanticismo.

Lo llamativo es que todas estas opciones serán reservadas o elegidas a través del móvil. Un dato que revela que el comercio online sigue avanzando a pasos agigantados frente al tradicional.

Hoy es el día para amar a los clientes

Y qué mejor manera de demostrarlo que cuidando que los pedidos lleguen a tiempo, que el servicio prestado sea perfecto, y ahí es donde el pequeño comercio puede demostrar que no es lo mismo perderse ente un millón de productos, que en el de asesorar a ese enamorado despistado.

Sea como fuere, es un buen día para todos. Para los que están enamorados y no les importa regalar un obsequio a la persona que quieren, para las empresas e incluso para los que están solos y también son felices, ya que el marketing no se olvida de nosotros y nos lo recuerda con promociones golosas para darnos un capricho.

En Pymes y Autónomos|San Valentín y amor a primera vista entre comercios

Imagen|Patrice_Audet

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio