Compartir
Publicidad
Publicidad

La fuerza de la motivación

La fuerza de la motivación
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces hablamos de grandes estrategias empresariales para obtener los mejores resultados, de grandes sistemas a implantar si queremos triunfar, de importantes y costosos planes de formación y capacitación, y de tantas y tantas cosas que sin duda son indispensables e imprescindibles en cualquier empresa pero que muchas veces llevan a esconder lo mas puro, lo más esencial y a la vez lo más importante, la motivación.

Dicen que la fe mueve montañas y no cabe ninguna duda que creer en algo, luchar por aquel algo que creemos y muy especialmente hacerlo motivados es sinónimo de tener muchas, pero que muchas probabilidades de éxito en aquello que queremos acometer.

Y esto es útil para las dos caras de una misma moneda, para los empresarios y para los trabajadores, pues por una parte la motivación del empresario en el proyecto que lidera es imprescindible para tirar adelante en toda su potencialidad el proyecto, y en cierto modo también para motivar a las otras partes participantes en el proyecto empresarial. Y también es indispensable la motivación en los empleados, pues solo desde la motivación del empleado, se logrará el máximo desarrollo del proyecto.

Lo anterior nos lleva a un bucle, a un pez que se muerde la cola, es decir que si tenemos a un empresario motivado pero a una fuerza laboral desmotivada será difícil lograr toda la potencialidad, a la vez, lo mismo sucederá si tenemos a unos empleados muy motivados pero una cúpula apática y desmotivada.

¿Y como se alimenta la motivación?, la motivación se alimenta de bienestar presente y de sueños futuros, es decir la motivación se logra cuando la persona en cuestión se siente satisfecha con su situación presente en el proyecto y en la forma de manejarlo, a la vez que visualiza en este presente un buen futuro, visualiza en este presente una oportunidad de desarrollo, una oportunidad de crecimiento o de consolidación, en definitiva, cuando el presente ilusiona, porque el futuro maravilla.

¿Y esto no es contradictorio con otros pensamientos míos mostrados en otros artículos donde manifiesto que en las empresas hay jerarquías, o que si participamos en proyectos (entre otros motivos) es básicamente por dinero?, podría parecerlo, pero en los párrafos siguientes veremos que ni mucho menos es así.

Y no es así, no es para nada contradictorio por dos motivos: Primero, porque defiendo la jerarquización y la cadena de mando sí, pero no defiendo aplicar eso de una forma negativa para las partes, es decir interpreto que ejercer el mando es una función amable y agradable para todos, no es promover el látigo (como mínimo es no promoverlo más de lo necesario).

Y segundo, no es contradictorio con el pensamiento del interés económico como factor básico para desarrollar un proyecto, pues por una parte pienso que hacer algo por dinero no es excluyente de estar motivado para hacerlo, y segundo, y en el peor de los casos, aun y cuando nos falte motivación en un proyecto que hagamos por dinero, si somos auténticos profesionales deberemos saber suplir motivación por profesionalidad, evidentemente no será la mejor opción, pero no vivimos en un mundo ideal, ni nuestra empresa se encuentra en una dulce película de dibujos animados, y muchas veces donde la motivación no llegue deberemos tirar reitero de profesionalidad, y si no sabemos o no podemos hacerlo puede que empecemos a pensar que tenemos un serio problema.

En Pymes y Autónomos | Motivar a la plantilla: Misión Imposible
Imagen | hans s

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio