Compartir
Publicidad

¿Está preparada tu empresa para la vuelta a la actividad?

¿Está preparada tu empresa para la vuelta a la actividad?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas empresas tienen en verano un parón de actividad o una reducción que hace que la cantidad de trabajo disminuya. Es el momento del año donde se suele dar vacaciones a los empleados para tratar de ajustar la demanda de trabajo con el personal disponible. Pero también para realizar las tareas de mantenimiento básicas en los sistemas informáticos que nos permitan retorna a la actividad sin que nuestros ordenadores y aplicaciones sean un freno la productividad.

Estas tareas de mantenenimiento muchas veces significan un paron en los sistemas, tener un puesto de trabajo inhabilitado mientras se reinstala o se repara un equipo, estar haciendo pruebas mientras todo el mundo está trabajando, etc. Son labores que pueden molestar a los empleados y que afectan a su productividad, por eso es importante hacerlas en una época del año donde la carga de tareas no sea muy alta.

Si hemos planificado bien, durante todo el año hemos ido anotando los inconvenientes que provocan molestias, que generan un cuello de botella en la empresa. En muchos casos se trata de una puesta a punto que es sencillo de solventar. En otros simplemente necesitamos parar y reestructurar o reorganizar la forma de trabajo que tenemos.

En todo caso si no hemos realizado este análisis antes del periodo vacacional toca realizarlo después. Una vez que tenemos claro el diagnóstico nos tocará efectuar los cambios oportunos para comenzar a trabajar de forma productiva lo antes posible y acabar el año con un buen nivel de productividad.

Por lo general en esta época del año no suelen llevarse a cabo grandes inversiones, sino que esta cuestión queda aparcada para los presupuestos que se fijen las empresas a la entrada del nuevo año. Se trata más bien de una cuestión de optimización de recursos, aunque siempre se pueden hacer pequeñas inversiones que muchas veces ayudan a mejorar la forma en la que trabajamos de forma notable.

Tener nuestras herramientas básicas a punto es algo que muchas veces nos supone un trabajo extra, que no vamos a notar hasta que llega esos días del mes o ese momento donde sabes que no te sobra ni un minuto y entonces es cuando echas de menos no haber realizado el mantenimiento oportuno. Peor aún puede ser si sufrimos una avería por un problema que ya teníamos diagnosticado en su momento y no llegamos a corregir.

En Pymes y Autónomos | Nueve tareas de mantenimiento del parque informático de la empresa en verano

Imagen | StartupStockPhotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio