Compartir
Publicidad
Publicidad

Qué hacer ante las subidas de precios

Qué hacer ante las subidas de precios
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Empezamos 2011 con subidas de precios generalizadas en muchos sectores estratégicos, transporte, energía, telecomunicaciones, subidas de precios que nos afectan a todos, pero no por igual.

¿Quienes suben sus precios? ¿Las pymes? ¿Los autónomos? No, las grandes empresas, que ocultan tras una falsa multiplicidad un monopolio de facto que tiene secuestrado a todo el país. Veamos que podemos hacer en esta tesitura.

Un autónomo no debe subir los precios de sus servicios para repercutir sus propios gastos, porque se quedaría sin los pocos clientes que le quedan.
Una pequeña empresa está en la misma situación, porque los clientes del autónomo, o de la pequeña empresa, son clientes finales en la mayoría de los casos, que están tan ahogados o más que el propio autónomo o empresario.

¿Qué puede hacer un empresario en esta situación? No puede subir los precios de sus productos, es más, si quiere mantenerse competitivo habrá de bajarlos, ¿cómo? sólo parece que haya dos caminos, reducción de calidad del servicio, o reducción del salario de los empleadosb, o ambas. Lo que conduce a una espiral mucho más que peligrosa, en la que ya estamos metidos, debemos buscar otras alternativas.

¿Que podemos hacer los particulares, los autónomos, o las pymes?
Poca cosa, pero tenemos que intentarlo, para salir de esta espiral sin morir en el intento:

  • Racionalizar al máximo el uso de la electricidad:

    Apagar los ordenadores e incluso los servidores completamente todos los días, (programando el apagado de forma automática una vez el servidor termine sus tareas).
    No encender más luces de las imprescindibles y en la medida de lo posible ir sustituyendo lámparas por otras más eficientes, aunque ello suponga un esfuerzo inicial, tal y como se va poniendo esto, cualquier ahorro que consigamos será indispensable.
    No tener impresoras, fotocopiadoras y escáneres encendidas todo el día (si su uso no es muy intenso) Dejando si es posible trabajos en la cola, para que salgan todos juntos y luego apagar de nuevo el aparato en cuestión.

  • Racionalizar el uso del teléfono
    No hacer más llamadas de las estrictamente necesarias. Evitando sobre todo llamadas absurdas del tipo, “Llama a tal empleado y dile que me llame” en lugar de eso, llama directamente al empleado, o que te pasen la llamada desde la centralita, ahorrarás al menos una de las llamadas. Negociar el plan de tarifas más económico que podamos encontrar, con nuestra compañia habitual o con otra de la competencia. (Esto es válido para las eléctricas también). Prescindir en lo posible del teléfono móvil, no hace tantos años que existe y se hacían negocios igual, tal vez no es mala idea retomar viejas formas de contacto, quedar en un sitio y hablar pausadamente en lugar de una conversación telefónica de una hora con alguien que está a menos de dos manzanas de tu posición.
  • Racionalizar el uso del combustible.
    Los cursos de conducción eficiente, no son un gasto, son una inversión, tanto para el empresario como para los empleados. Primar a los empleados que mejor traten los vehículos y presenten un menor coste por kilómetro, puede ser una idea aplicable en determinadas situaciones. Tratar de modernizar la flota si es muy antigua, aunque sea con vehículos de usados pero algo más eficientes.

Estas son algunas ideas, para tratar en lo posible de contener el gasto, antes de tocar a la baja las nóminas de los empleados, o de subir nuestros precios demasiado.

En Pymes y autónomos |Con salarios más bajos seremos más competitivos
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio