Compartir
Publicidad

Pagar por probarse ropa, cuando el retail se convierte en escaparate del mayorista

Pagar por probarse ropa, cuando el retail se convierte en escaparate del mayorista
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana ha saltado la polémica. ¿Puede una tienda cobrar por entrarse a probar ropa? Lo cierto es que es una medida que se implanta para luchar contra el showrooming, una tendencia que lleva años instalada en la cultura de muchos consumidores.

Se trata de algo sencillo, me pruebo una prenda de ropa, me gusta, pero busco por Internet desde el propio móvil si puedo conseguir la misma prenda a mejor precio. Y entonces es cuando no se compra en la tienda donde nos estamos probando. Incluso puede darse el caso de que la compra se haga en ese momento desde el móvil y la prenda nos llegue un par de días después a casa. O incluso el mismo día. Y ya hace cinco años que se hablaba de un 50% de las compras online debido a esta tendencia, especialmente entre los más jóvenes.

Es el momento donde el pequeño comercio se convierte en poco más que un escaparate del mayorista, pero sin obtener ningún beneficio por ello. Esta cuestión afecta sobre todo a franquicias y tiendas que venden marcas muy reconocibles. Sirve de poco que tengamos la exclusiva de una determinada marca en la ciudad si luego la matriz está haciendo rebajas online y vendiendo por debajo del coste de lo que hace el propio retail.

¿Cobrar por entrar a probarse ropa es la respuesta para combatir esta tendencia? Probablemente no, el retail no tiene que solo que vender, sino que realmente ofrece un servicio a los clientes de valor añadido sobre lo que supone la compra online. Es aquí donde muchos negocios cojean, su valor añadido era tener un producto que les diferenciaba de la competencia, pero ahora se puede encontrar de forma sencilla por Internet.

Lo cierto es que en muchos casos se prefiera la comodidad de la compra online por diversos motivos. No se trata de que el comercio minorista no aporte valor, sino más bien de rapidez en la compra. No se necesitan desplazamientos, no hay que aparcar, se evitan aglomeraciones y agobios. Alguna medida habrá que tomar, ya que las estadísticas no hacen sino indicar que el número de autónomos en el sector no para de mermar.

Imagen | jarmoluk

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio