Compartir
Publicidad
Publicidad

Negocios en tiempos de crisis

Negocios en tiempos de crisis
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En estos tiempos revueltos en los que cada día nos despertamos con una noticia poco halagüeña sobre nuestra economía, a saber, el aumento del número de desempleados, el incremento del euribor, la bajada de ventas de inmuebles, vehículos, descenso en la solicitudes de financiación, etc…, muchos emprendedores rescatan del pasado una serie de negocios que son a prueba de crisis.

Son negocios que en tiempos boyantes son descartados porque el consumidor prefiere la adquisición de productos nuevos.

Muchos de vosotros sabéis ya que me estoy refiriendo a aquellos negocios o actividades que tienen como objetivo el mantenimiento de lo que ya tenemos, la reparación, la adecuación…

A modo de ejemplo podría señalar:

  • Talleres de reparación de vehículos. Decisiones como la adquisición de nuevos vehículos se retrasan a la espera de unas mejores perspectivas económicas, por lo tanto cobra mayor importancia un correcto mantenimiento de nuestro vehículo.
  • Servicios de reparación de electrodomésticos. Igual que en el anterior supuesto, siempre resultará más económico llamar a un técnico de reparación que adquirir una nueva lavadora.
  • Rehabilitación y reformas de viviendas. Bajen o no bajen los pisos, siempre será preferible hacer unas pequeñas reformas en nuestro hogar, que meternos en una nueva hipoteca.
  • Reparación de calzado. Un buen cuidado de nuestro calzado nos permitirá prolongar su uso.
  • Arreglos de ropa. ¿Por qué tirar una prenda si se puede arreglar?

Ahora bien, siempre se pueden tomar estas ideas y darles un nuevo enfoque, intentando innovar en la medida de la posible, para mejorar el servicio y la percepción que se tiene del mismo por parte del cliente, dirigirlo hacia otros sectores menos explotados, etc.

Está más que comprobado que en tiempos de crisis y pérdida de confianza por parte de los consumidores, se acostumbra a mirar mucho más el dinero que destinamos a la adquisición de bienes y servicios, por lo que se descartan adquisiciones que conlleven un gasto extraordinario, y que no obedecen a una necesidad real e imperiosa.

Por lo tanto es buen momento para volver a estos negocios “clásicos”, pues aunque el marco económico no resulte el más favorable, siempre tendrán una buena acogida por parte de todos aquellos preocupados por el destino que dan a su dinero.

Imagen | Velma

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio