Compartir
Publicidad

Love is in the office: Relaciones en la oficina

Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Quién no recuerda el televisivo beso entre House y Cameron? Está claro que ellos sí están de acuerdo en mantener relaciones sentimentales entre compañeros, pero y vosotros ¿qué opináis?

¿Relaciones sentimentales entre compañeros sí o no? ¡Se abre la votación!

Según la web de CBjobs.es, que a su vez se hace eco de una encuesta del CIS, el 13% de los españoles declara haber conocido a su pareja en el entorno laboral, y el lugar de trabajo ocupa el cuarto puesto en el ránking de situaciones en las que los encuestados afirmaron haber conocido a su media naranja, por encima de discotecas y otros lugares de ocio (9%).

Si lo pensamos bien en cierta forma es normal, pues la jornada laboral en España es en algunos casos extensiva, se alarga más de lo necesario, y además se ve interrumpida por la "hora de la comida/siesta" en la que muchos compañeros de trabajo, aprovechan para comer juntos y hablar de todo aquello que les une (un mal jefe, una compañera envidiosa, la nómina del mes, cuchicheos varios, etc...) llegando en muchas ocasiones a establecer situaciones de confianza y complicidad que pueden desembocar en affaires amorosos. No en vano, según la citada encuesta, atención solter@s, se liga más en el trabajo que en una discoteca.

Pero ahora bien, ¿puede el empresario hacer algo para evitar esta situación? ¿es deseable?

Legalmente nadie puede evitar en España que un empleado mantega relaciones con otro empleado, pero sí es cierto que esas relaciones pueden afectar a la forma en que los empleados desarrollan su trabajo, así como al clima laboral en la empresa.

Imaginaros una disputa familiar en el seno de vuestra empresa, ¿qué hacéis?

En Estados Unidos, donde siempre van un poco por delante de los europeos en estos temas, se ha instaurado lo que ellos denominan "Love Contract" (Contratos de Amor), un documento en los que los dos miembros de la pareja informan de la situación a la empresa y expresan que se trata de una relación consentida y mutua, con el objetivo de eliminar la posibilidad de demandas por acoso sexual o favoritismo en la toma de decisiones.

En la práctica puedo señalar que se trata de un tema peliagudo, normalmente es desaconsejable, pues como director de una empresa puede que te toque dar más explicaciones de las debidas a la pareja correspondiente por haber tomado una decisión, o los efectos de esa decisión pueden ser mal considerados no sólo por la persona a la que van dirigidos, sino también por su pareja. Además a la hora de hacer vacaciones tendrás que contar con dos ausencias a la vez.

Pero, ¿como puede un jefe o jefa cerrarse a este tipo de relaciones cuando su propia pareja trabaja con él?

Vía | CBjobs.es Video | House besa a Cameron Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos