Compartir
Publicidad

Si no puedes con tu enemigo (Amazon), aprende algo de él

Si no puedes con tu enemigo (Amazon), aprende algo de él
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“La ‘bestia’... que ‘cualquier día te va a sacar los ojos’”. De esta gráfica forma se refería el archiconocido fundador de Aceros de Hispania, Ricardo Lop, al gigante Amazon en una entrevista en Hemerotek. Mientras que las pequeñas empresas en España se sacuden los miedos y empiezan a dar los primeros pasos, esta compañía sigue pisando el acelerador. Pero, al margen de lamentarse, el resto de competidores con menos fuerza deben tomar buena nota.

La multinacional fundada por Jeff Bezos tiene claroscuros en su historia. No hay duda. Su forma de hacer negocio con el comercio electrónico tiene rasgos que, con toda seguridad, no deberían ser modelo de nada. Pero, también tiene otros que tendrían que tomados muy en cuenta por los más pequeños.

Basta con incluir cuatro de enseñanzas que las pequeñas compañías podrían aplicar en su día a día.

  • La innovación como base del negocio. Vivimos tiempos en los que hay que repensar todo lo que, hasta ahora, se podía interpretar como inamovible. Reformular procesos, adaptar formas de vender, de crecer. Y para eso hay que estar dispuesto a equivocarse, a un ‘ensayo-error’ que no es sencillo pero sí productivo de cara al futuro.

  • Sencillez como principio casi absoluto. Empeñarse en ponerlo difícil al cliente es, además de un contrasentido, el inicio del fin. Una de las grandes ventajas competitivas de Amazon, más allá de los precios, es la sencillez y facilidad para completar las compras.

  • La ‘cultura’ del precio dinámico. Hace unos días señalábamos, a raíz de un artículo de Franck Scipion en su blog Lifestyalcuadrado.com, el error de pensar en los precios como algo no dinámico y no unido a factores decisivos. En el caso de Amazon, el dato es apabullante: 2,5 millones de cambios de precios al día, frente a los 50.000 durante el pasado mes de noviembre de sus competidores Walmart o Best Buy.

  • El largo plazo debe estar ahí. Sólo un gigante como Amazon puede estar un trimestre tras otro registrando pérdidas en su negocio sin que salten las alarmas. La visión a largo plazo, la inversión actual para lograr la mayor rentabilidad mañana están ahí. Y, salvando las distancias de tamaño y posibilidades, esa esencia, esa filosofía basada en mirar más allá de final de este mes puede ser muy útil para las pequeñas empresas hoy.

En Pymes y Autónomos | Amazon pisa a fondo el acelerador, mientras la pyme aún está arrancando, Sacrificar beneficios para incrementar ventas futuras como Amazon... ¿Una locura?
Imagen | Scottish Government

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio