Compartir
Publicidad
Publicidad

Ser becario y no cobrar, un "privilegio"

Ser becario y no cobrar, un "privilegio"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Esta semana está siendo noticia, coincidiendo con el Día del Trabajo, que los becarios de algunos cocineros de prestigio en nuestro país no cobran. Y la polémica crece cuando un cocinero en concreto afirma con orgullo que "es un privilegio trabajar junto a él".

En muchas ocasiones, un becario ha tenido que soportar estoicamente aquello de: "Vendrá bien para tu curriculum" como si unas líneas pagaran facturas o un alquiler.

Cobrar o no cobrar

Muchos de los que han pasado por esta experiencia, un mes o dos, están agradecidos porque ha adquirido una formación que les hubiera sido imposible siendo su primer trabajo, pero la polémica llega cuando ese aprendiz se convierte en un trabajador más.

¿Dónde están los límites? ¿Ellos hacen el mismo trabajo y con las mismas responsabilidades que un asalariado pero sin sus ventajas? Muchos empresarios de renombre tienen esa costumbre: rodearse de becarios, no pagar ni un euro y soltar la frase mágica: "Esta experiencia te vendrá genial en el futuro" Falso.

Los límites existen

Qué menos que si negocio es rentable, y tienes en tu plantilla un aprendiz al que le exiges lo mismo que a un veterano "para que adquiera experiencia" que pagarle el transporte o una cantidad mínima.

Escudarse en que el paso por una empresa es sinónimo de garantía de éxito es una trampa. Tanto para el becario como para el que mantiene su empresa gracias a inexpertos (una incoherencia) no se entiende que por un lado, ser becario aporte experiencia, y a la vez, en vez de formación recibas responsabilidad, responsabilidades que benefician económicamente al empresario.

Si trabajas, cobras

Cuando realizas prácticas de becario, los horarios son más flexibles, es más fácil que tu jefe entienda que te pueda surgir un imprevisto y salir antes. Formar parte de una empresa de prestigio es un lujo y una oportunidad laboral al igual que una experiencia personal enriquecedora.

Pero cuando se cruza el umbral de la formación pura y dura, un trabajador, sea becario, aprendiz o como lo queramos denominar es mano de obra y mano de obra muy barata. Hablo del caso del cocinero Jordi Cruz y de muchos empresarios que sacan a flote sus negocios gracias a los becarios.

En Pymes y Autónomos|Trabajo basura: más de la mitad de los becarios mayores de 30 años trabajan gratis

Imagen|LubosHouska

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio