Las pymes se descuelgan de la recuperación y están en situación crítica

Las pymes se descuelgan de la recuperación y están en situación crítica
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Nos encontramos en una situación económica de crecimiento. Pero también de incertidumbre y con un horizonte con determinadas incógnitas. A los buenos datos de empleo, una temporada turística con buenas perspectivas o unos beneficios de la gran empresa que no paran de crecer, ser contraponen los datos de las empresas más pequeñas. Porque las pymes se descuelgan de la recuperación y están en situación crítica según la patronal Cepyme.

Al menos así se desprende del Indicador sobre la Situación de la Pyme con dos indicadores muy claros sobre los problemas de la pequeña empresa: la rentabilidad es más baja que en el período 2017-2020 y el endeudamiento total continúa siendo demasiado alto como para garantizar la solvencia.

Los datos que dibujan un futuro incierto sobre las pymes

Hay varios datos que hacen que esta rentabilidad sea muy baja y siembran dudas sobre la fortaleza en la recuperación de muchas empresas.

  • Los costes laborales subieron un 6,7% interanual en el último trimestre de 2021, impulsados por la subida de la remuneración media de 7,8%.
  • El coste de los insumos tuvo en el cuarto trimestre una subida interanual de 38%, la mayor en más de 15 años. Tal incremento se explica principalmente por el aumento del precio de la energía, que alcanzó al 89,4% interanual.
  • La rentabilidad neta sobre el activo para el conjunto de las pymes fue de 3% en el último trimestre del año pasado. Antes de la pandemia, la misma era de 3,7%

No todos los datos son negativos. El periodo medio de pago se redujo, lo que habla de buena salud financiera del sector. Y los tipos de interés se mantienen bajos, a pesar de la elevada inflación. Y los beneficios de la gran empresa, cliente final de muchas pequeñas pymes, no paran de crecer.

El fin de la moratoria concursal y su efecto sobre las pymes

La confirmación sobre la salud del sector de la pequeña empresa la dará el fin de la moratoria concursal. En principio estaba prevista para finales de este mes de junio, coincidiendo con la puesta en marcha de la nueva Ley Concursal. Si esta se retrasara, no sería raro que se prorrogara otros seis meses más.

Se calcula que son unas 130.000 las empresas que podrían  estar técnicamente en quiebra. Y un escenario económico incierto como el actual no ayuda a que este número disminuya, más bien al contrario. Si se reducen los beneficios, poco margen queda para amortizar deuda.

Lo cierto es que dentro de todos los problemas que tienen las empresas hay dos que afectan de forma notable a las pequeñas empresas. Por un lado, los costes de la energía y por otro la elevada inflación. Estos son los dos factores determinantes que acaban por mermar sus beneficios.

Los salarios, por muy llamativos que sean los incrementos, no están subiendo, más bien se mantienen por debajo de esta inflación media de los últimos meses, que no parece algo transitorio, sino que ha venido para quedarse al menos unos cuantos meses más.

La productividad, la gran olvidada en la pequeña empresa

Hay un último factor que no suele aparecer en los estudios, pero que determina de forma notable el beneficio empresarial. Se trata de la productividad. Y aquí hay mucho margen de mejora respecto al resto de pymes europeas y las empresas de mayor tamaño, que optimizan mucho mejor este dato.

A poco que se consiga mejorar esta ratio aquí tiene la pyme un buen filón para recuperar margen de beneficio. Además sería mucho más importante cuando muchas de ellas están sufriendo problemas para encontrar personal.

Las inversiones y la llegada de Kit Digital para impulsar la digitalización de muchas de ellas tendría que servir para hacer más fuertes a estas empresas en un medio plazo, aunque tal y como muchas lo plantean dudo que así sea. 

Temas
Inicio