EBIT y EBITDA, diferencias entre ambos y por qué son básicos en las finanzas de cualquier empresa

EBIT y EBITDA, diferencias entre ambos y por qué son básicos en las finanzas de cualquier empresa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Dos de los principales conceptos financieros de cualquier empresa son el EBIT y el EBITDA, especialmente a la hora de valorar la marcha del negocio y como ratios fundamentales para cualquier inversión. Comprender sus diferencias te ayudará a conocer la situación financiera de un negocio y sus implicaciones.

Qué es el EBITDA

El EBITDA es un indicador financiero que representa, en inglés, las ganancias de una empresa antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization). Dicho de otro modo, representa el beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros.

Su objetivo no es tanto medir la liquidez generada por la empresa, ya que no incluye algunas salidas de tesorería, sino mostrar el resultado puro de explotación de la empresa, es decir, lo generado a partir de la propia actividad empresarial. Por esta razón, los elementos financieros (intereses de la deuda), tributarios (impuestos), cambios de valor del inmovilizado (depreciaciones) y de recuperación de la inversión (amortizaciones) quedan fuera de este indicador.

En general, un EBITDA elevado no es necesariamente sinónimo de una buena gestión empresarial o de buena marcha de una empresa, sino de un elevado endeudamiento o de otros factores que condicionan este cálculo. No obstante, es el indicador más utilizado para realizar análisis de la rentabilidad de una compañía.

Qué es el EBIT

El EBIT es un indicador similar al EBITDA, con la diferencia de que no deduce de su cálculo ni las amortizaciones ni las depreciaciones del activo fijo. Dicho de otro modo, es el beneficio de la empresa antes de intereses e impuestos.

Básicamente, se emplea para analizar el rendimiento de las operaciones básicas de una empresa sin tener en cuenta los costes de la estructura de capital y los gastos de impuestos afecten a los beneficios.

EBIT y EBITDA, ¿cuál utilizar?

Para muchos analistas, el EBIT proporciona una información financiera mucho más cercana al resultado real de explotación de la empresa, y como un indicador de utilidad para comparar el rendimiento de diferentes empresas, sobre todo cuando se trata de negocios con sedes en diferentes países.

De hecho, en un contexto internacional, los factores que más difieren entre diferentes países a la hora de determinar el resultado de un negocio son, precisamente, los intereses y los impuestos, ya que están condicionados por las políticas monetarias y fiscales de cada nación.

Temas
Inicio