Compartir
Publicidad

La queja como estilo al mandar

La queja como estilo al mandar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Líder. Muchos son los que eligen este término para defender o explicar su cargo y muy pocos los elegidos. Comportarse como un líder, sin importar el tamaño de la empresa que dirijamos no es sencillo. Un líder para empezar no se queja, busca soluciones. Un líder no busca culpables sino aliados.

Un buen líder reconoce las emociones de su equipo y sabe gestionarlas con un fin:mejorar el trabajo conjunto y crear un clima favorable. Si el concepto liderazgo deja paso a la queja como estilo al mandar, el negocio y el grupo se caerá como un frágil castillo de naipes.

El concepto de liderazgo empresarial hace referencia a la habilidad o al proceso a través del cual el líder en la empresa influye para satisfacer objetivos y necesidades de la empresa.

¿Satisfacer objetivos y necesidades de la empresa? Sí, con un método sencillo, dedicar su energía y tiempo en ayudar a sus trabajadores o compañeros, pero con un salvedad, sin que eso signifique cargarse de responsabilidades. Delegar es de personas seguras de sí mismas, y que no necesitan tener bajo control absolutamente todo.

Si un jefe es capaz de ser feliz, de transmitir optimismo y no ver sólo el lado negativo, podrá trasladar ese entusiasmo a quienes le rodean. Imaginen a esa típica personan que se encuentran en un transporte público o forma parte de su entorno familiar o amistoso.

Todo gira alrededor de ellos. Son los que más sufren, son los que más se entregan en el trabajo, en la vida, a los demás. Parece que practican la empatía pero no han sabido desarrollar la habilidad más importante: saber decir basta. No ir por la vida de héroes. Porque ser un héroe no conlleva la queja ni esperar que los demás hagan por ti lo que tú haces.

En resumen, ser un líder no es ser el más responsable sino el más eficaz. El que camina por el lado del éxito y a la vez, está preparado para caer y luego levantarse con más energía y con una lección aprendida no más enfadado o más estresado. Gestionar los errores es más difícil que mostrar los éxitos. El buen líder se autoevalúa pero no se castiga.

En Pymes y Autónomos|La forma de trabajar que distingue a un líder,Hecho es mejor que perfecto

Imagen| Rubén Iglesias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio