Compartir
Publicidad

Hecho es mejor que perfecto

Hecho es mejor que perfecto
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El éxito de Silicon Valley tiene mucho que ver con la cultura creada y alimentada por las empresas tecnológicas y que, según un informe de Accenture, está basado en cinco contradicciones aparentes.

La consultora ha preguntado a 30 ejecutivos de empresas innovadoras de la zona para sacar conclusiones sobre cómo las empresas de otros lugares del mundo pueden aprovechar la experiencia de Silicon Valley.

Contradicciones aparentes de Silicon Valley

  • Hecho es mejor que perfecto

Este lema que cuelga de la pared de Facebook dirige el carácter de buena parte de los trabajadores de Silicon Valley“”., que tienen tendencia a la toma de decisiones ágiles. Sin embargo, al mismo tiempo, gozan de la “típica actitud relajada” de California.

  • Comprometidos pero independientes

Los trabajadores de Silicon Valley son conocidos por trabajar muchas horas, dentro y fuera de la oficina, pero igualmente tienen una altísima movilidad laboral, que los asemeja en muchos casos a consultores externos.

  • "Coopetencia"

La gente de Silicon Valley son duros competidores, pero igualmente tienen tendencia a la cooperación y al trabajo en equipo. Además, se suelen integrar en redes para cooperar con profesionales de fuera de la empresa, que son parte de la subcultura de la zona.

  • Los problemas se solucionan con suficiente trabajo

Algo que caracteriza a Silicon Valley es el saber que el éxito llega tras muchos fallos. Por tanto, son parte del proceso, una oportunidad para aprender y crecer. La base de esta ideología es la seguridad de saber que cualquier problema se soluciona con suficiente trabajo.

  • La importancia del dinero

Los trabajadores de Silicon Valley están motivados por el dinero pero están realizados intelectualmente. A estos empleados les motiva fuertemente la recompensa en forma de remuneración económica, pero dan mucho valor a los desafíos intelectuales para resolver problemas de forma innovadora.

Estos principios que guían el trabajo en Silicon Valley puede que fuera de ese contexto geográfico no encuentren cabida, entre otras cosas, porque los propios inversores también la asumen como propios y no es así en todos los lugares. Por eso, puede resultar un interesante ejercicio de reflexión pero con pocas probabilidades de replicarlo en otras latitudes ya que las barreras culturales suponen ser unos obstáculos importantes difíciles de soslayar.

Imagen | Christian Rondeau En Pymes y Autónomos | Ecosistemas de emprendimiento, ¿Garantía de éxito?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio