Compartir
Publicidad
Publicidad

Escoger el camino adecuado

Escoger el camino adecuado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mónica y Sandra habían llevado siempre vidas paralelas, estudiaron juntas hasta que se graduaron en una escuela de marketing, entraron a trabajar, casi a la vez, en una empresa de telemarketing que llevaba la plataforma de atención al cliente de una compañía de telefonía y, hasta se casaron y tuvieron dos hijos en un espacio de tiempo similar.

Sin embargo, cuando la empresa redujo la plantilla y se fueron al paro, cada una tomó caminos distintos, Sandra se puso a preparar oposiciones y Mónica, tras unos meses reciclando conocimientos, montó una agencia de comunicación. Al cabo de un año Sandra era funcionaria y Mónica dirigía una pequeña empresa con dos empleados más.

Para Mónica el camino fue difícil, capitalizó el paro y empezó trabajando en casa con la ayuda, a tiempo parcial, de otra compañera de estudios. A base de luchar mucho y tras un par de campañas de mucho éxito para dos empresas medianas, las cosas mejoraron. Montó una oficina en condiciones, muy cerca de su casa, contrató a tiempo completo a su compañera y a un diseñador y fueron poco a poco creciendo como empresa con pocos beneficios, pero para vivir sin agobios.

Sandra consiguió una plaza en la Administración y trabaja en un centro de salud como administrativa, su trabajo consiste en dar citas telefónicas para las consultas. Trabaja de 8 a 3, pero el centro de salud está en un pueblo a 80 kilómetros de su casa, se levanta a las 6 de la mañana y vuelve a casa a las 6 de la tarde, en invierno sale de noche y vuelve de noche y tiene muy poco tiempo para estar con los niños. Tiene un trabajo fijo, pero ¿qué trabajo? y entre los desplazamientos y comer fuera 5 días a la semana su sueldo se reduce bastante.

Mónica, ahora, se ha especializado en marketing 2.0 y lleva personalmente, además de la gestión de la empresa, las cuentas de tres empresas en este tema. Puede trabajar casi desde cualquier sitio, no tiene horarios, va andando a su oficina y según el volumen de trabajo lleva a los niños al colegio, los va a buscar y unas cuantas tardes a la semana hasta bajan un rato al parque. Otras veces está de trabajo hasta arriba y se pasa trabajando hasta las 3 de la mañana pero desde casa o en la oficina, se organiza perfectamente.

Sandra tiene sus esperanzas puestas en un traslado, sabe que es difícil porque las plazas en la ciudad o sus alrededores están cubiertas, pero uno de estos años espera acercarse a casa. Mónica vive siempre con un ojo puesto en la gestión de la empresa, presupuestos, gastos, beneficios, facturación, que este cliente tarda seis meses en pagar, etc. pero como ella dice "eso hace que cada día sea diferente".

Sandra se consume en un trabajo que no le gusta, aburrido y que no le aporta nada más que un sueldo no muy alto. Mónica está siempre estudiando, nuevas tendencias, cursos, conferencias, le gusta esa vorágine, las reuniones con clientes, los nervios esperando la respuesta a un presupuesto, las presentaciones. Económicamente no es para tirar cohetes, y nunca hay que bajar la guardia, pero trabaja en lo que le gusta. No se arrepiente, para nada, de su decisión y no envidia la situación de Sandra y su sueldo fijo, porque está convencida de que escogió el camino adecuado.

En Pymes y Autónomos | Funcionarios, asalariados y autónomos, la cuadratura del círculo I Imagen | total13

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio