Compartir
Publicidad

Lo mejor para el mejor

Lo mejor para el mejor
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Había una vez un país en el que habitaban unos habitantes malos, muy malos, tan malos que pensaban que a los trabajadores no se les debería premiar por su puesto o antigüedad sino por su rendimiento, pensaban que el esquema habitual implantado de salario fijo obligatorio estaba obsoleto y que se debería caminar hacia un modelo de salario variable en el que se premiasen los resultados y en el que se creciese con los resultados, estos habitantes, que no eran otros que (algunos) empresarios del lugar, a pesar de tener nobles intenciones fueron tratados de esclavizadores. ¿Y yo me pregunto hasta donde hay cuento y hasta donde llega la realidad?, ¿hasta dónde se puede hablar de esclavitud cuando el empresario lo que busca es que todos ganen al máximo, pero no enriqueciéndose empobreciéndole a él?

Esta introducción a modo de cuento bien puede servir para introducir un tema que no esconde otra intención que lograr aumentar la productividad y la competitividad de nuestras compañías y que nos debería hacer ganar a todos, y que solo debería ser rechazado por aquellos que quieran seguir viviendo de prebendas, sin mirar resultados, pero que debería ser asumido sin miedo por la mayoría de los trabajadores y empresarios, afortunadamente hemos avanzado mucho, pero aun queda camino por recorrer, no hablo de otra cosa que del peso en los emolumentos que debería tener el salario variable.

Para el firmante de este articulo no debería existir como tal el concepto salario fijo, ¿Por qué se debe pagar a alguien por un trabajo que no desarrolla o que no desarrolla satisfactoriamente?, para mí y dentro de la libertad de pacto que para el firmante debería existir se debería poder pactar una retribución completamente variable, ¿Cómo se estructuraría?, veámoslo.

Evidentemente dependería y mucho del sector pues habrá sectores en los que aplicar este modelo sería prácticamente imposible o injusto para el trabajador, pero en el común de los casos y aun en los casos donde calcular los ingresos de un trabajador sea dificultoso de medir, si lo hacemos en base a unos determinados factores se debería de intentar ir hacia un modelo variable, solo así se garantizaría el compromiso del trabajador con el proyecto, su máxima productividad y en definitiva se establecería un modelo de ganar-ganar entre el empresario y el trabajador.

¿Cómo lo estructuraría?, reitero que se debería hacer un plan para cada sector, para cada puesto de trabajo, un plan que se basase sobre unas variables solidas e identificables desde donde medir los resultados buscados, pero sin entrar en hacer números y solo haciendo simples valoraciones propondría un modelo donde por lograr los resultados establecidos el ingreso fuese muy, muy alto altamente estimulante, esa es la clave, demostrar que si la empresa gana, el trabajador gana.

El objetivo final de la variabilidad en los ingresos (y contrariamente a lo que opinaran muchos defensores del trabajo seguro y estable, tipo funcionario) no es que el trabajador gane menos, la función es que el trabajador gane más, mucho más, que gane ilimitadamente, que se empape de que si la empresa gana, que si él gana es que yo gano y que si yo gano todos ganamos, por eso, en el caso de lograr los objetivos y superarlos no tiene que temblar el pulso al empresario en ser generosos, como más generoso mejor, premios, viajes, dinero, incentivos varios….todo servirá, todo servirá porque se lo habrá ganado, todo servirá porque nosotros habremos ganado.

En Pymes y Autónomos | Fijación funcional y el problema de la vela
Imagen | talcahuanofotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio