Compartir
Publicidad
Publicidad

Errores del empresario: el paternalismo

Errores del empresario: el paternalismo
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Todos conocemos alguna empresa familiar, que pasa de padres a hijos, que se hace más o menos grande, y que funciona sin ningún problema, por lo que no supone ningún problema que los hijos formen parte de una empresa fundada por el padre o el abuelo, no es ningún error confiar a los hijos el futuro de la empresa, al menos a priori.

Lo que sí es un error es tratar a tus empleados, sean tus hijos o no, con condescendencia, como si fuesen tus hijos, permitiendo comportamientos y actitudes que no ayudan en nada a la actividad de la empresa.

El error de este trato condescendiente radica en que esos empleados, como pasa con los niños pequeños, en seguida “calan” al padre de manera que pueden conseguir de él lo que quieran de una manera relativamente sencilla.

El trato paternalista es aquel que permite que los hijos del jefe campen a sus anchas por la empresa, sin preocuparse por nada, porque si hay problemas los soluciona papá o los empleados, y, como somos sus hijos, no nos va a despedir.

Ese tipo de trato crea fricciones dentro de la empresa, todos conocemos alguna empresa en la que los hijos del jefe, que deberían estar trabajando como uno más dentro de la empresa, no hacen su trabajo, con lo que us compañeros tienen que hacerse cargo de esa tarea extra, lo que genera malestar y puede llevar a que buenos profesionales de la plantilla acaben abandonando su puesto ante esa situación.

El problema del trato paternalista aparece también cuando los hijos son obligados a asumir el control de la empresa familiar sin haber estado nunca implicados en ello, ni tener preparación para ello, esto desemboca irremediablemente en el fracaso una vez que desaparece el patriarca, a menos que los hijos deleguen el control en algún gestor o cambien de actitud y se involucren en el proyecto.

El trato familiar es bueno hasta cierto punto, si sirve para crear un clima de confianza mutua, donde el empleado puede comentar con el jefe las cosas que van bien y las que van mal sin ningún problema, eso puede servir para desarrolllar la empresa.

En Pymes y Autónomos | Errores del empresario: avaricia vs ambición
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio