Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Contratas detectives para tus empleados? ¿Por qué Facebook es distinto?

¿Contratas detectives para tus empleados? ¿Por qué Facebook es distinto?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hemos hablado muchas veces sobre el la imagen que dan en redes sociales los trabajadores o hipotéticos candidatos a un puesto de trabajo o cómo muchas empresas toman decisiones de despidos, renovaciones o no renovaciones de contratos en función del perfil y comentarios que se realizan en las redes sociales por parte de trabajadores.

En este momento, me quiero retrotraer en el tiempo. Pensemos en el año 2000 o en 1990. No existían las redes sociales como tal y por tanto este problema no existía. Aunque si era muy factible que los empleados criticaran o alabaran la empresa, su trabajo o sus funciones con su círculo social, su grupo de amigos y hablaran sobre “el cabrón de mi jefe…” Antes, este tipo de conversaciones de barra de bar quedaban ahí, ahora llegan al despido por comentarios y opiniones en las redes sociales. Gerentes y empresarios, esto no tiene ningún sentido.

Hace 10 años, a ninguna empresa se le ocurría seguir a sus trabajadores, colocarle detectives o espías, micros o sistemas para controlar y revisar sus conversaciones, fuesen públicas o privadas, fuera del centro de trabajo (con excepciones de fraudes empresariales, robo de propiedad industrial e indicios de delitos…). Hoy en día, muchas empresas controlan más a sus empleados en las redes sociales que dentro del propio centro de trabajo.

Los trabajadores tienen su vida personal y los límites de invasión de la privacidad o tomar al pie de la letra un sentimiento expresado en Facebook o Twitter como “mi trabajo es muy aburrido” u “hoy no me puedo levantar” no debe trascender más allá del propio comentario. Al igual que si vemos fotos de una fiesta, de un finde loco o de unas vacaciones exóticas.

El empleado ofrece su trabajo, su conocimiento, su saber hacer y hay que conseguir que se integre lo mejor posible dentro de la empresa, pero esto no implica hipotecar su vida personal u obligarle a que nos jure amor y comprensión eterna con los axiomas de la empresa. La libertad de empresa acaba donde comienzan las libertades individuales y ahí no existe terreno pantanoso que valga.

Más Información | Coach & Cambio
En Pymes y Autónomos | Identidad digital más importante (casi) que la presencial, Vida personal, profesional y redes sociales
Imagen | It´s Greg

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio