Publicidad

Ayudas de hasta el 75% de la facturación pero IVA al 21% en 2022, ¿firmaría la hostelería?

Ayudas de hasta el 75% de la facturación pero IVA al 21% en 2022, ¿firmaría la hostelería?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El plan de rescate a la hostelería parece que no contenta al sector. Reclaman, ya lo venían haciendo, ayudas directas. Pero que sean suficientes. Para la CEC el plan presentado deja a muchos negocios fuera. Para la patronal de Hostelería queda muy lejos de sus pretensiones. Se comparan con otros países europeos, que han recibido más ayudas y el sector tiene menos peso en el PIB y el empleo. Lo que me pregunto es si fueran las ayudas de hasta el 75% de la facturación pero IVA al 21% en 2022, ¿firmaría la hostelería?

Partimos de la base de que la economía de ambos países tiene poco que ver. España está especialmente afectada por la crisis epidemiológica debido a las restricciones que afectan a la movilidad y al turismo. Este sector representa el 12,4 % de su PIB y supone el 13,7 % de la afiliación a la Seguridad Social. Se ha visto reducido entre enero y octubre un 76%. Esto afecta también a toda la cadena de valor, desde pequeño comercio a hostelería o el taxi, por ejemplo.

Ayudas directas y bajada del IVA

El sector hostelero reclama bajadas de IVA, poniendo a Alemania como ejemplo. Tienen razón porque en este país dicho impuesto se ha rebajado a la mitad en este sector. Lo que se olvidan de comentar es que en circunstancias normales tiene un tipo del 21%, mientras que en España la hostelería aplica un IVA del 10%. Lo normal es sería que si se reclaman ayudas como a los alemanes, luego también el sector recaude de igual forma.

Porque el IVA hay que recordar que lo paga el cliente final y lo recauda y liquida el negocio. Es un impuesto que muchos economistas tratan como injusto, porque grava por igual al consumidor sin importar su nivel de renta. Pero también es muy efectivo en la recaudación, por lo que luego se pueden utilizar estos recursos para redistribuirlos allí donde se necesite.

Y cuidado, porque desde hace años Bruselas está llamando la atención a España por este motivo. El IVA en España tiene un tipo muy alto, pero muchas actividades económicas aplican un IVA reducido, del 10% o superreducido del 4%. La hostelería está en el primer caso, por su aportación al PIB, en torno al 6,5% y el empleo que genera.

Además tenemos muchos negocios que no se sabe realmente cuando facturan, aquellos que están dentro del sistema de módulos. De esta forma la red del IVA presenta muchos agujeros. En la crisis económica de 2008 ya se subió el tipo reducido del 8% al 10%. ¿Tocará ahora una nueva subida o se pasarán determinadas actividades al 21%?

Una subida del IVA acaba por encarecer los precios, reducir facturación y márgenes de beneficio. Y esto fundamentalmente afecta al empleo que se genera en la hostelería. Ningún negocio quiere que le suban el IVA. Un ejemplo lo tenemos en el sector de peluquería. ¿Aceptarían dicha subida a cambio de ayudas directas de hasta el 75% de la facturación?

Imagen | photosforyou en Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio