Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Por qué es un éxito el Black Friday más allá de los números?

¿Por qué es un éxito el Black Friday más allá de los números?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana hemos asistido a la puesta en marcha de la campaña de Navidad, donde además del tradicional encendido de luces se ha dado la salida con la llegada de rebajas, algo insólito hasta ahora pero que parece ya consolidado en las fechas destacadas para los comercios. No se trata de otra cosa que del Black Friday, un éxito en las ventas globales antes de Navidad.

Esta tradición que viene de Estados Unidos se comenzó a implantar en España con la llegada de la crisis, donde el consumidor valoraba muy positivamente hasta el último céntimo y una buena oferta era algo irrechazable.Ya hace un par de años sus números fueron realmente buenos y este parece que han sido todavía mejores.

Algunos motivos del triunfo del Black Friday

Uno de los motivos importantes del éxito de ventas es disponer de productos con descuentos antes del fin de temporada, de manera que no tenemos que esperar a primeros de Enero para disponer de productos con una rebaja en su precio que los hacen mucho más atractivos para los consumidores. La nueva ley del comercio minorista hace posible aplicar estos descuentos en cualquier época del año.

El Black Friday concentra los descuentos en un periodo muy concreto, marcados en rojo en el calendario por el consumidor

Esto hace que el atractivo de las rebajas se diluya un poco en la mente del consumidor. No tiene una fecha marcada en el calendario, para la cual planifica un gasto en la adquisición de determinados productos. En este sentido el Black Friday representa un periodo muy acotado de descuentos, donde sabemos que no será una sola tienda o franquicia la que realizará los descuentos, sino que será generalizado.

Además al contrario que en Estados Unidos, aquí tenemos un Black Friday a la española, que alarga el periodo de descuentos más de un día, el último viernes de noviembre, sino que los descuentos se realizan durante toda la semana o todo el fin de semana, dando más tiempo a los consumidores para adquirir sus productos.

A la vez los descuentos no son tan agresivos como en Estados Unidos, pero lo cierto es que los consumidores se sienten atraídos por ellos en un momento en el que muchos ya han cobrado el salario de diciembre, tienen la paga extra de Navidad en mente y pueden afrontar un gasto extra. La cercanía de estas fechas tan importantes y saber que en muchos casos se pueden devolver o descambiar los regalos hasta después de Reyes, hacen que muchos anticipen sus compras navideñas.

Esta propuesta se encuentra hoy en día consolidada y desde las grandes cadenas de comercios, grandes almacenes hasta los mercadillos o los concesionarios de vehículos desarrollan diversas campañas con ofertas en estas fechas. Por eso muchos pequeños comercios no les queda más remedio que incorporarse a esta ola si no quieren ver sus ventas afectadas. Cercanía de la Navidad

¿Pero esto merece la pena?

Sin embargo a pesar del aumento de público en los comercios durante este día y este fin de semana, todavía existe mucho desconocimiento en general sobre lo que significa este día. Muchos consumidores acuden con curiosidad a ver si esto del Black Friday merece o no la pena. Aquí el boca a boca es fundamental, porque cuando alguien encuentra un "chollo" suele presumir de ello.

Por este motivo el techo del Black Friday está lejos todavía de tocar techo. Además también hay que tener en cuenta otros fenómenos globales de descuentos, como el ciber monday, que será mañana, tradicionalmente el lunes siguiente al Black Friday y centrado en el comercio electrónico y las tiendas online.

Lo mismo ocurre con el día del soltero tradicional de China, donde los grandes comercios online chinos puedes suponer una fuerte competencia para las compras navideñas por los descuentos agresivos que practican a unos precios, ya de por sí, muy competitivos. La cuestión de los periodos de entrega, entre 14 y 45 días hacen que muchos lo vean como una opción interesante para los regalos navideños.

Esto hace que el pequeño comercio cada vez lo tenga más complicado para competir en precios, pero tampoco puede desmarcarse por completo de los descuentos porque si no el diferencial es tan grande que el cliente final no se siente atraído por los valores añadidos del comercio tradicional como la atención personalizada, la cercanía o la facilidad para la devolución de productos o tramitación de garantías.

En Pymes y Autónomos | ¿Y después del Black Friday y del Cibermonday qué?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio