Compartir
Publicidad

La reputación dentro de la empresa

La reputación dentro de la empresa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Conocemos la importancia de la reputación de una empresa. Por esta razón existen manuales de cómo mejorarla. Se escriben artículos, se imparten conferencias y hasta se estudia. Pero una vez que aterrizamos en el día a día se deja de lado.

Un gimnasio por ejemplo, tiene que contar con una buena reputación, dado que la crisis ha hecho que los precios y la competencia se disparen, es el momento de cuidar otros elementos que forman parte de este negocio.

Cuando decidimos apuntarnos a un gimnasio miramos y comparamos precios, pero sobre todo, nos fiamos de lo que nos dicen conocidos y amigos que acudan a él. Ha ocurrido y ocurrirá siempre, no importa el medio que se utilice para que el mensaje llegue.

Si el primer paso es mirar a través de Internet, descubriremos que esos centros donde te regalan la mensualidad, resulta que te cobran por cuestiones tan nimias como una taquilla. Y peor aún, si no lees el contrato y su consabida letra pequeña, puede que les estés entregando un año de tu sana vida en exclusiva.

¿Dónde se puede informar el nuevo cliente? En los vestuarios. Sobre todo si cuentas con la posibilidad de tener un día de prueba gratis. En ese momento, donde las endorfinas campan a sus anchas, la gente se muestra sincera.

Tal vez lleven toda la vida allí, pero no dejan de ser los más críticos. "Han descuidado la limpieza", "Ahora te cobran si no te traes un gorro para nadar", "Si no avisas con anticipación de que te quieres ir te cobran una cantidad exagerada", "Falta personal, apenas hay monitores y en recepción sólo hay una persona"

¿Se necesita añadir algo más? Si los embajadores de tu marca, de tu empresa, son los primeros que por un lado, por llevar tiempo y por el precio, no se marchan pero no dudan de hablar de las debilidades que contemplan, ¿qué opinará un nuevo usuario?

No hay que relajarse porque tengamos una clientela fiel, al revés, son ellos los más críticos y los más exigentes, y se verán con la confianza para contar al nuevo las virtudes y defectos del lugar. ¿Por qué no escucharlos?

En Pymes y Autónomos|La reputación, el valor más costoso,Recuperar la reputación tras un grave error

Imagen|El Coleccionista de instantes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio