Publicidad

¿Permite el teletrabajo recortar los costes salariales?

¿Permite el teletrabajo recortar los costes salariales?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde marzo del 2020 el número de empleados que realizan sus tareas desde fuera de la empresa ha aumentado de forma exponencial. En muchos casos obligados por las restricciones, en otros por la precaución para no mantener una alta concentración de la plantilla y evitar que un positivo obligue a un confinamiento de toda la organización. Y muchas compañías se han dado cuenta de la oportunidad que supone tener a este tipo de trabajadores, también en un plano económico puede ser incluso más rentable. Pero ¿permite el teletrabajo recortar los costes salariales?

De lo que estamos hablando es de ofrecer un salario más bajo a los trabajadores que contratamos y van a trabajar desde casa ya que no tienen que vivir cerca de los centros de negocio o tecnológicos de grandes ciudades, donde el precio de la vivienda puede ser muy elevado. Y un sueldo menor compensa al no destinar un porcentaje tan alto a pagar alquiler o desplazamiento al centro de trabajo.

No se pueden modificar las condiciones de empleados ya contratados

La cuestión es que esto debería ser efectivo para los nuevos trabajadores contratados. Para los que ya forman parte de la empresa en España no es tan fácil que la empresa reduzca su salario en función de donde vivan o si acuden o no al centro de trabajo. La ley del teletrabajo impide hacer este tipo de discriminaciones.

Lo que si es posible es ajustar determinados complementos, como dietas o gastos de transporte, que ahora lógicamente no se mueven de casa. Igualmente esto puede tener determinadas consideraciones, porque que no se desplace a diario no implica que no tenga que acudir un par de veces al mes para realizar una reunión o juntarse con el equipo para coordinar un trabajo concreto. Y aquí si que habría que pagar dietas.

El coste de la vivienda marca el salario que se ofrece para cubrir una vacante

La cuestión es que no se ofrecería lo mismo a un empleado que tenemos que contratar si vive en Madrid que si reside en Badajoz, por ejemplo. No se trata solo de lo que pagamos por la vivienda, sino también de los salarios medios que se pagan en cada provincia. Un salario bajo en Madrid puede ser muy competitivo en otra provincia.

Los autónomos son otra historia

Si ya hablamos de autónomos que contratamos para trabajos o proyectos concretos la cuestión es diferente. Ya desde hace tiempo las plataformas de freelance son una realidad donde empresas acuden a buscar profesionales y estos muestran su trabajo para captar clientes. Y a la vez compiten entre ellos para llevarse el trabajo. La diferencia entre vivir en una ciudad grande con costes de vivienda altos y una que no lo sea puede ser notable.

Puede que en estas plataformas podamos contactar con trabajadores autónomos de otros países, donde los costes de un trabajo pueden ser mucho más económicos que en España. Aquí hay que tener cierto cuidado, porque contratar a un diseñador de latinoamérica o un programador de India, por citar dos ejemplos, puede suponer dificultades en el desarrollo y coordinación del trabajo debido a un choque cultural o diferentes horarios.

Lo cierto es que muchas compañías se plantean contar con este tipo de profesionales de forma habitual y es posible que en el futuro parte de su plantilla sean teletrabajadores que acuden a la oficina de forma esporádica. Esto tiene una última ventaja, permite redimensionar el espacio necesario para llevar a cabo su actividad.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio