Compartir
Publicidad

Los avances serán mínimos en conciliación con las medidas planteadas en los PGE 2018

Los avances serán mínimos en conciliación con las medidas planteadas en los PGE 2018
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hablamos de mediadas de conciliación y apoyo a la natalidad es indudable que se ha avanzado bastante en los últimos 15 años. Especialmente en lo que respecta a los permisos de paternidad que han pasado de solo dos días naturales a tener 5 semanas si se aprueban los nuevos presupuestos. Pero lo cierto es que los avances serán mínimos en conciliación con las medidas planteadas en los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

Es un paso adelante. Yo no me atrevería a decir tanto, es una leve mejora, pero lo cierto es que tener una semana de descanso más para los padres o un cheque guardería de hasta 1.000 euros al año no va a cambiar la decisión de tener un hijo o no para la mayoría de las familias.

La realidad es que muchas mujeres sufren un parón en su carrera profesional al tener un hijo. Sería necesario tomar medidas más drásticas para que esto no ocurriera. Un ejemplo es lo que ocurre en algunos países nórdicos, donde padres y madres tienen el mismo tiempo de baja al tener un hijo, y además es irrenunciable. De esta forma en muchas empresas no se percibiría la contratación de una mujer en edad fértil como una posible carga.

Lo mismo ocurre con los cheques guarderías. Es del todo insuficiente. Solo se puede arreglar si existe un sistema público de guarderías de cobertura universal. De esta manera las rentas más bajas no tienen que plantearse dejar su empleo porque no compensa pagar guardería para poder seguir trabajando.

Y las empresas también tienen que poner de su parte para facilitar la conciliación, con horarios de entrada y salida más flexibles, un banco de horas anuales a disposición de los empleados o facilitando el teletrabajo en aquellos puestos que sea posible. La tranquilidad que ganan los empleados simplemente revertirá en la empresa con una mejora sustancial de la productividad.

Otra cuestión diferente es cuantificar el coste de este tipo de medidas y cómo afectan a corto plazo. Lo que está claro es que o se apoya de forma decidida a las familias, se regulan horarios de trabajo y se imponen medidas para reducir el número de horas que se pasa en las empresas o será imposible garantizar el relevo generacional. Es uno de los retos que tenemos por delante, uno de los elefantes que están en la habitación y que nadie parecer querer ver.

En Pymes y Autónomos | El problema de la conciliación

Imagen | miapowterr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos