Compartir
Publicidad
Publicidad

La pausa para el bocadillo no es tiempo efectivo de trabajo

La pausa para el bocadillo no es tiempo efectivo de trabajo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El Tribunal Supremo acaba de ratificar en una sentencia que la pausa para el bocadillo no es tiempo efectivo de trabajo al amparo del Art 34.4 del Estatuto de los Trabajadores. Esta sentencia remarca que la libre voluntad de las partes, sobre todo de la empresa que es la que fija los horarios, dispondrá la existencia de este “derecho” si el convenio colectivo vigente no dice lo contrario.

En este sentido, hay que destacar que si no se considera esta pausa como tiempo efectivo de trabajo, las empresas nuevas que operen bajo convenios colectivos que no contemplen descansos para comer, para tomar café o similares, podrán ampliar la duración de la jornada laboral en el tiempo equivalente que se pierda para comer.

Esta tesitura genera diversas opiniones, dado que la mayoría de empresas disponen de una pausa a media mañana para tomar café o el bocadillo que se integra perfectamente dentro de la jornada laboral. Este tipo de pausas, tienen dos usos, un uso correcto y un uso abusivo. El uso correcto radica en la normalidad y flexibilidad, porque un día te puedes tomar el café en diez minutos y seguir con las pilas puestas y otro día te puede apetecer estar parado veinte minutos.

El problema se crea cuando los trabajadores se toman el derecho adquirido al pie de la letra y prefieren quedarse cinco minutos en la puerta de la empresa esperando agotar los 15, 20 o 30 minutos que tengan estipulados para tomarse el café. Nunca he sido partidario de las rigideces y de prestar la máxima tolerancia y flexibilidad horaria, pero en los casos manifiestos de abusos en el horario, recomiendo a las empresas nuevas que saquen fuera de horario la pausa para el bocadillo.

Este consejo es aplicable a empresas que tengan su centro de negocio en atención al cliente, cadenas de producción o trabajos que tengan un alto valor añadido en la componente tiempo. No tiene sentido tener a un programador, diseñador o contable quince minutos más delante de la pantalla dado que su productividad en esa franja horaria va a ser cero, pero es que en ese tipo de perfiles, los horarios flexibles y los trabajos por objetivos son la meta que deben tener los trabajadores y empresarios, no los trabajos bajo la disciplina horaria.

Más Información | El Economista
En Pymes y Autónomos | La jornada laboral condiciona la productividad, Los tiempos de desplazamiento al trabajo merman la productividad, El problema de los horarios en el comercio minorista
Imagen | JavierPsilocybin

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio