Compartir
Publicidad

Más horas de trabajo no suponen mayor rendimiento

Más horas de trabajo no suponen mayor rendimiento
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque algunos jefes siguen creyendo en las bondades de la jornada de 8 horas más 2 horas extras obligatorias, hoy por hoy, las tendencias en organización laboral van en otra dirección.

En España se trabaja más horas que en muchos otros países (desmintiendo el tópico de que somos más vagos que nuestros vecinos). Sin embargo, la productividad no levanta cabeza. Hay que buscar el motivo en horarios de postguerra, en hábitos poco recomendables (cigarrito de media mañana, desayunos de hora y media) y en una cultura laboral que no siempre tiene en cuenta los avances técnicos de los últimos años. Aunque multinacionales y grandes empresas están poniendo en marchas medidas para incrementar su productividad, muchas pymes parecen no tenerlo claro aún. Para los empresarios que estén buscando métodos para que sus trabajadores rindan más (nada de látigo de siete colas), aquí os dejo algunas ideas:

  • Organización por objetivos: El primer día de la semana (o del mes) se fijan los objetivos que se han de cumplir en ese periodo de tiempo (en términos de ventas, artículos producidos o proyectos finalizados). Los trabajadores responsables del objetivo fijado se organizan por sí mismos. De esa forma, si consiguen cumplir el objetivo antes de plazo, el tiempo restante se convierte en tiempo libre, el cual se suma a su periodo de descanso habitual.

  • Horario flexible: El trabajador tiene una jornada estándar de 35 o 40 horas semanales. Sin embargo, sus horarios de entrada y salida son flexibles. Por ejemplo, se ofrece al trabajador entrar al trabajo entre las 7 y las 9 de la mañana, saliendo más temprano o más tarde. Este esquema de horario es perfecto para padres que tienen que recoger a sus hijos (o para hijos que tienen que recoger a sus padres ancianos de un centro de día).

  • Jornada continua frente a horario partido: En muchas empresas, el horario que se mantiene es de 9 a 2 y de 5 a 8. Eliminando la pausa para comer (o reduciéndola a una hora) conseguimos que los trabajadores sean más productivos.

  • Teletrabajo: Si la presencia física en el puesto de trabajo no es obligatoria (muchos trabajos pueden llevarse a cabo con un portátil y una conexión a Internet), podemos ofrecer al trabajador que lleve a cabo parte de su jornada laboral (o toda) desde su hogar. Genial para padres primerizos con bebés o para familiar con niños con gripe.

  • Incrementar el porcentaje del sueldo asociado a la productividad del trabajo: Si parte de las nóminas de nuestros trabajadores están asociadas a la cantidad de trabajo que realizan, incrementar ese porcentaje suele ser el mejor estímulo para que estos se centren en su trabajo.

  • Instaura la figura del "empleado del mes": Una variante de la opción anterior. Consiste en premiar al trabajador (o equipo de trabajadores) más productivo del periodo que fijemos. El premio puede ser un fin de semana en un balneario o un máster pagado por la empresa.

Algunas de estas medidas no son para todas las empresas (por ejemplo, en una herrería, es difícil implementar el teletrabajo). Sin embargo, siempre hay alguna que puede probarse (incluso en un grupo pequeño de trabajadores para ver si funciona). A medida que comprobemos si tiene resultado, podemos atrevernos con más cambios o con alguna modificación de estas propuestas.

¿Aplicáis alguna de estas medidas en vuestra empresa? ¿Cuál ha sido el resultado?

Imagen | Manu contreras En Pymes y Autónomos | Calcula la productividad de tu empresa, La jornada ha muerto, viva el rendimiento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos