Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Por qué los autónomos cobran una pensión mucho más baja que los asalariados?

¿Por qué los autónomos cobran una pensión mucho más baja que los asalariados?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es una realidad que los trabajadores autónomos sufren en sus carnes las visicitudes de un sistema de Seguridad Social que les perjudica en relación a otros colectivos, especialmente si lo comparamos con los asalariados. Las coberturas a las que pueden acceder son menores y la pensión de jubilación media es bastante menor, lo cual pone de manifiesto que el sistema se ceba con este colectivo.

De hecho, datos de la Seguridad Social correspondientes a 2015, los trabajadores autónomos jubilados cobraban, de media, 691,49 euros al mes, una cuantía 335 euros inferior a la que percibían los jubilados del Régimen General, que cobraron una pensión media de 1.026,66 euros mensuales. En total, cerca de un 33% menos.

Pero, ¿por qué la pensión de jubilación es más baja en los autónomos que en otros pensionistas? La respuesta fácil es que los autónomos tienen bases de cotización más bajas, pues hasta el 86% de estos trabajadores cotizan por la base mínima, establecida en julio de 2016 en casi 919,80 euros para los que cotizan a través del RETA y en 1.152,80 euros para los autónomos societarios.

El problema real se encuentra en aquellos autónomos que están más cerca de la edad de jubilación, pues es en este momento cuando se comienza a devengar la cuantía de la pensión de forma efectiva. De hecho, casi el 70% de los trabajadores autónomos mayores de 55 años todavía cotizan por la base mínima y, por tanto, la prestación que les quedará en el momento de la jubilación también se acercará a la pensión contributiva mínima.

Dado que las bases de cotización de los trabajadores asalariados se acercan más al salario bruto explica por qué, en el momento de la jubilación, el poder adquisitivo de los trabajadores asalariados no se ve tan mermado, al menos en la misma medida que el de los trabajadores autónomos. Pero, además, el hecho de que se cuenten siempre los 15 últimos años de la vida laboral del trabajador (que pasarán a ser 25 a partir de 2027), explica por qué los trabajadores autónomos se jubilan más tarde, pues tienen más dificultades para cotizar durante más tiempo.

El problema, sin embargo, no tiene visos de mejora. La ley de autónomos todavía se encuentra en pleno proceso de aprobación parlamentaria y, aunque ya se comienza a vislumbrar una posible entrada en vigor, ha dejado fuera una de las demandas más recurrentes de los trabajadores autónomos: que las bases de cotización se acercen a los rendimientos reales del trabajador.

En Pymes y Autónomos | ¿Compensa cotizar por cese de actividad?

Imagen | Alexas_Fotos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio