Compartir
Publicidad

Si estás pensando en abrir un blog, ojo con la autocrítica

Si estás pensando en abrir un blog, ojo con la autocrítica
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tener un blog o no tener un blog. La respuesta mayoritariamente es siempre, sí. ¿Has pensado en dar a conocer tus productos, o pretendes iniciar la apasionante aventura de crear tu imagen de marca personal? ¡Felicidades! Ser dueño de una bitácora te ayudará a ganar presencia en la red, a mejorar tu posicionamiento y con paciencia, a tener clientes.

Pero antes de dar el paso debes tener claro un concepto: ser autocrítico hasta traspasar un límite no te va a beneficiar. Dejar que el juez interno que todos llevamos dentro dicte sentencias demasiados severas, quizás no nos permita mostrar al 100% como eres.

Un blog es un escaparate, asómate de una forma natural y poco exigente

Todo juega en nuestra contra, el ritmo de vida que llevamos nos exige más eficacia, más resultados. Es normal que, en este contexto, aumentemos el nivel de exigencia. El problema es que ser demasiado críticos, lejos de ayudar a ganar confianza, limita nuestra capacidad de disfrutar y afecta a nuestra autoestima.

Stop. Ahí está el problema. Si vas a escribir para los demás y te vas a presentar tal y como eres, no te censures por falta de autoestima. Baja el listón porque si te pides demasiado, cuando tengas una crítica por un artículo te echarás la culpa por haber expresado una idea.

Lo que creemos de nosotros mismos y de la vida llega a ser nuestra verdad. Louise L. Hay.

Dar demasiadas vueltas a las cosas no te beneficia. Sobre todo a la hora de escribir un blog. Porque hacerlo conlleva una exposición y cuando damos ese paso, tenemos que estar preparados para las palmadas en el hombro y para situaciones incómodas.

Sé maravillosamente imperfecto y di adiós a la exigencia

Date un voto de confianza y valora tus progresos. ¿Llevas un mes con tu blog y apenas tienes visitas? Paciencia. En lugar de fustigarte por esa razón, piensa en el aprendizaje de esta experiencia. Los logros nos ayudan a construir la autoestima pero para ello, debemos estar dispuestos a arriesgar.

Pon atención a lo que sí tienes hasta este momento. Un proyecto que comienza a caminar. No eres perfecto, o eres ideal. Esa es la única forma de empezar a considerar la vida en términos de avances, pequeñas victorias y grandes satisfacciones.

¿Qué pensarán de mí? Es el pensamiento a desterrar del cerebro si pretendes abrir un blog

Si hemos sido mejor educados para mostrar respeto y consideración por los demás que para cultivar nuestro propio amor propio, quizás ha llegado la hora de tener más tacto contigo, de mimarte. La persona más influenciable no es el lector que se detenga en tu blog, lo eres tú.

Debes aprender a medir qué te dices a ti mismo. ¿Demasiado patoso? ¿No soy creativo? ¿Cómo voy a destacar si hay muchas personas que ya hacen lo mismo que yo y mejor?. Esto es un tremendo error. Alentarnos y huir de ese lenguaje derrotista puede ayudarnos a la hora de afrontar la resolución de un problema.

Antes de creer en tu blog, cree en ti y di adiós a ser tan severo

Destaca tus cualidades y siéntete orgulloso de tus logros. Pensar que todo lo que haces es insignificante no es modestia, sino una especie de castigo hacia tu persona.

Huye de la tentación de pensar en "tendría que..." o "debería...", y acaba esas frases con un guiño hacia tu persona, por ejemplo: "Tendría que valorar mi esfuerzo" o "debería aceptarme sin condiciones".

Recuerda, si hay algo que valore un lector de blogs, es la autenticidad. Que el redactor no tema escribir sobre su persona si ha conquistado algún logro y a la vez, sea capaz de ser autocrítico pero con moderación. ¿Preparado para lanzar tu blog sin temores?

En Pymes y Autónomos|No comiences un blog en septiembre si no vas a darle continuidad

Imagen|StockSnap

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos