Compartir
Publicidad
Publicidad

Convertir nuestras debilidades en fortalezas

Convertir nuestras debilidades en fortalezas
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días, Presunto Culpable nos hablaba del análisis DAFO, una de las herramientas clásicas en gestión empresarial. De el se extraen una serie de Debilidades, Amenazas, Dortalezas y Oportunidades. Una vez conocidas, se trata de tomar las medidas oportunas para reforzar los puntos flacos y aprovechar a fondo los fuertes.

Alguno pensará que es difícil. Ciertamente sencillo no es, pero todo depende de nuestro ingenio y de la gestión de nuestros recursos. Y para muestra, que quizás puede ser aplicada para el negocio de muchos, dos ejemplos sobre la diferente manera de enfocar el mismo punto debil:

  • Año 2004, Coca Cola intenta introducir en el Reino Unido, y a posteriori en el resto de Europa, su marca de agua embotellada Dasani. Agua tratada, purificada, etc...y para más señas agua del grifo londinense. Se desata un escándalo, pues se entiende que no ha habido claridad por parte de Coca Cola, que nos intenta colar mera agua de la red general, y ésta repliega velas. El gigante tiene que salir huyendo y dejando muy mala imagen. Alguno pensará que la marca tenía la debilidad de sustentarse en agua de grifo en un mercado donde se valoran características vinculadas a la naturaleza, la pureza, etc...

  • Año 2008, Craig Zucker lanza Tap`dNY. Se trata de agua de grifo de Nueva York. No es conde su origen. No se avergüenza del mismo. Va de cara, explotando una mezcla de orgullo local con instinto ecológico. Nada de traer agua de Francia ni de glaciar, el agua de aquí esta igual de buena. Sumadle unas gotitas de campañas de reciclaje, de look moderno y fresco y de sabia utilización del mix marketing+internet y parece que la cosa pita. ¿Dónde esta la debilidad de tratarse de un agua de grifo? Parece haberse convertido en toda una fortaleza.

Por tanto, cuando repasemos nuestras debilidades, nuestras amenazas, conviene ser lo suficientemente inteligentes para volverlas a nuestro favor, para saber jugar con ellas. Donde unos ven problemas, otros ven auténticas oportunidades. Y eso es cuestión de talento, no de tamaño, como demuestra esta historia. Las lanzas se tornarán cañas.

PD: Por supuesto, entiendo que alguno dirá que las circunstancias históricas o de localización no eran las mismas. Otros señalaran que el punto débil de Dasani fue el oscurantismo en si, la lamentable política de comunicación. Puede ser, lo admito. Pero el problema que subyace es el mismo. ¿Cómo vendo agua de grifo? Un lastre a priori.

Vía | Bajo la linea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio