Publicidad

¿Por qué se abusa del contrato temporal en España?

¿Por qué se abusa del contrato temporal en España?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Un PIB que está ligado en un porcentaje muy alto al turismo, que tiene en los meses de verano sus puntas de empleo podría justificar en parte que en España el uso de los contratos temporales sea de los más altos de Europa. Pero no es el único motivo por el que se abusa de este tipo de contrato. Está claro que existe un problema estructural, pero también cultural a la hora contratar.

En 2018 hemos tenido las tasas más altas de los últimos 12 años en conversión de contratos de temporales a indefinidos, unos 195.000 tras sospechas de inspección de fraude, que han pasado a convertirse en contratos indefinidos. Suponen el 20% de todas las conversiones realizadas a lo largo del pasado año.

El envío masivo de cartas de la Inspección a las empresas de las que sospechaba fraude y también el plan del Gobierno ayudó a este impulso. Pero lo cierto es que en las empresas está muy implantado contratar de forma temporal, y en todo caso, si la Inspección de Trabajo lo requiere, se regulariza a indefinido. Porque la realidad es que no se sanciona por esta cuestión, ya que Inspección prefiere no hacerlo para no perjudicar al trabajador y que pueda consolidar su puesto de trabajo.

Por otro lado muchas empresas no hacen uso de los periodos de prueba de los contratos indefinidos, que están precisamente ahí para poder solucionar problemas, ver si el empleado cumple con su trabajo o no. Se contrata temporalmente y luego si no convence se busca a otro.

Y esto es un problema, ya que no se pueden cubrir puestos estructurales con contratos temporales. Sin embargo es una práctica tan arraigada que lo utilizan hasta las administraciones públicas, donde vemos como en sectores como la sanidad de concatenan contratos temporales de forma casi infinita.

Por último no hay que despreciar el coste del despido de un trabajador temporal y uno con contrato indefinido. Muchas empresas no se quieren comprometer y prefieren contratar de forma temporal para abaratar costes si tienen que despedir. En este sentido propuestas como la mochila austriaca podrían servir para eliminar esta traba, aunque habría que ver sobre quien recae su financiación.

Lo cierto es que es un mal endémico que es imprescindible corregir más a corto que a medio plazo. Tras años de reformas y contrarreformas del mercado laboral, no parece encontrarse una solución y cada vez las cosas van a peor. Veremos si el Gobierno que salga de las votaciones del próximo 28 de Abril es capaz de afrontar este problema.

Imagen | Catkin

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir