Compartir
Publicidad

¿Por qué las "trabacaciones" pueden llegar a ser beneficiosas para nuestra salud?

¿Por qué las "trabacaciones" pueden llegar a ser beneficiosas para nuestra salud?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las vacaciones fijas se han convertido en un concepto anacrónico, de otra época. Si hasta hace unos pocos años, casi todo el mundo disfrutaba de unos merecidos días libres en un mes concreto y más adelante las empresas comenzaban a permitir una mayor flexibilidad en los horarios de vacaciones, en la actualidad lo que se lleva son las trabacaciones.

Un término acuñado por la BBC allá por 2011 que hace referencia a un periodo de disfrute de vacaciones sin desconectar del todo de nuestro trabajo, utilizando las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías y los nuevos dispositivos electrónicos, como los smartphones o las tabletas, para trabajar en cualquier lugar del mundo mientras estamos de vacaciones.

Contrariamente a la creencia extendida, y según la columnista del Financial Times Lucy Kellaway, las vacaciones con trabajo no son poco saludables a nivel psicológico. Muchos psicólogos expertos en estrés podrían pensar que sí, puesto que dejar de trabajar por completo nos ayuda a conectar con nuestras familias y recargar las pilas.

Sin embargo, en muchas ocasiones la mente humana no funciona exactamente de este modo. La estimulación intelectual recarga las pilas de un modo mucho más confiable que estar sentado debajo de la lluvia viendo pasar a adolescentes aburridos.

Es más, las vacaciones fijas y la consecuente desconexión total pueden causar en algunas ocasiones un elevado estrés, mucho mayor que el que podría provocar las trabacaciones. Las prisas por dejar todo terminado antes de nuestra marcha y el estrés que en las propias vacaciones provoca pensar lo que nos espera a nuestra vuelta puede llegar a ser incluso más traumático que tratar de resolver los problemas mientras estamos en la piscina o en la playa.

Las trabacaciones facilitan estas transaciones, ya que en ningún momento hay un repentino cambio entre el trabajo y las vacaciones; es más, nos permiten a cualquiera de nosotros disfrutar de más días de vacaciones para compensar el hecho de que seguimos conectados mientras viajamos.

Evidentemente, este tipo de comportamiento puede parecer extraño para una persona que disfruta de unos horarios de vacaciones fijos o bien para aquellos trabajadores que no pueden llevarse su trabajo a casa, como los camareros o el personal de limpieza de un edificio. Sin embargo, en la actualidad existen muchas personas que no conocen la palabra vacaciones tal y como se conoce en la cultura popular. Si bien el descanso es necesario, la no desconexión puede tener más beneficios de los que podría parecer a simple vista.

En Pymes y Autónomos | Casi la mitad de los empresarios seguirá trabajando en vacaciones

Imagen | PublicDomainPictures

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio